Principal Metrópoli Facilitar condiciones alimentarias, fortalecer el comercio y modernizar los mercados públicos, enlistan...

Facilitar condiciones alimentarias, fortalecer el comercio y modernizar los mercados públicos, enlistan desafíos los diputados

143
Compartir

A partir del compromiso de brindar y facilitar las condiciones alimentarias, fortalecer el comercio y dar mantenimiento a la infraestructura de los mercados públicos de la Ciudad de México, se instaló legal y formalmente la Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos, que preside el diputado Ernesto Alarcón Jiménez, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El legislador puntualizó que uno de los principales problemas que enfrenta la ciudad es la poca e ineficiente distribución de alimentos, ya que en este proceso se desperdician productos que las familias más desprotegidas necesitan para su subsistencia.

Dijo que la responsabilidad de esta Comisión es analizar las condiciones en las que se ejerce el comercio en los centros de abasto de esta nuestra ciudad, así como incentivar la compra-venta de alimentos. Para ello, generaremos los instrumentos legales que protejan las fuentes de empleo y se mejore la infraestructura de los mercados, considerados patrimonio cultural.

En su intervención, la diputada Evelyn Parra Álvarez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática destacó que la Alcaldía de Venustiano Carranza alberga los mercados más grandes y visitados de América Latina, como son La Merced, Sonora y Jamaica.

Por ello, dijo es importante mejorar las condiciones de los mercados públicos, atender sus problemáticas y establecer mecanismos que contribuyan a su  modernización y uso de tecnologías, como es la introducción de terminales bancarias, que impulsaría la economía de los mismos.

Al tomar la palabra, el diputado, Rigoberto Salgado Vázquez, del Grupo Parlamentario de Morena, coincidió en que el objetivo de esta Comisión es impulsar la economía que generen los mercados y mejorar las condiciones de comercialización que viven productores de las Alcaldías, principalmente de Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco.

La congresista, Gabriela Salido Magos del PAN resaltó que en la agenda de esta Comisión de Abasto y Distribución de Alimentos se impulsará la microeconomía, sobre todo de giros dedicados a la venta de abarrotes, frutas y verduras, tortillas, carne y pollo, entre otros, por ser alimentos de primera necesidad.

El diputado Efraín Morales Sánchez, del Grupo Parlamentario de Morena, destacó que los mercados han sido y son una tradición que forma parte de la cultura de los mexicanos, por lo que se deben rehabilitar y recuperar del abandono en el que han estado desde hace 15 o 20 años, ante la competencia que enfrentan con el surgimiento de las grandes plazas comerciales y  tiendas de autoservicio.

En su oportunidad el diputado Víctor Hugo Lobo Román del Partido de la Revolución Democrática aseguró que el Reglamento de Mercados Públicos es obsoleto, pues se trata de un régimen jurídico que va a cumplir 70 años.

Este marco jurídico, dijo, se debe actualizar, escuchando todas las voces y entendiendo las necesidades de los distintos sectores, sobre todo cuando datos de la Organización de las Naciones Unidades revelan que 9 mil millones de seres humanos hoy no tienen acceso a la alimentación y a la nutrición, con productos a precios accesibles.

Mientras tanto, la diputada Lourdes Paz Reyes, de Morena, puntualizó que el reto es llevar a la luz pública la importancia de la distribución de alimentos, a partir de la regularización de los trabajadores, locatarios, o propietarios de negocios en mercados, tianguis y en la Central de Abasto, toda vez que el compromiso de esta I Legislatura es en pro de este sector.

Finalmente el diputado Miguel Ángel Macedo Escartín, también de Morena, refirió que la capital está a la vanguardia en diversos temas, por lo que es necesario estarlo también en el tema alimentario, sobre todo tratándose de un derecho constitucional. “Esta I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México debe garantizar el abasto de alimentos saludables, accesibles y culturalmente aceptables como lo marca la Constitución local”, concluyó.