Expertos en gestión empresarial llaman a disminuir brechas de género en compañías

Finanzas
  • Especialistas de Rankmi ofrecen algunas pautas para construir liderazgos femeninos en las empresas

La participación de la mujer en la actividad económica es fundamental para el crecimiento de la economía de cualquier país y, por tanto, para las propias empresas.

Con esto en cuenta, disminuir la brecha de género representa una oportunidad importante de crecimiento y rentabilidad, según explica Manuela Iglesias, Head of People Analytics, de Rankmi —plataforma líder en software para la gestión de personas.

La experta reconoce que es tiempo de que los líderes de las empresas creen estrategias para la inclusión laboral, equidad e igualdad sustantiva que permitan mejorar las acciones y condiciones de contratación de personal para sumar a más mujeres a la plantilla laboral y crear liderazgo femenino de alto nivel.

En el caso de México, la presencia de mujeres dentro de empresas es de apenas el 36%, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano para la Productividad (IMCO); mientras que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) refiere que la participación de las mujeres en actividades como la construcción, manufactura, comercio, transporte y servicios privados no financieros es del 41.3%.

“Mejorar la presencia de mujeres en las plantillas laborales no sólo llevará a las empresas a cumplir con la Norma Oficial Mexicana en Igualdad, sino que representa una oportunidad de crecimiento para tener mujeres líderes. Es necesario enfocarse primero, en conocer el verdadero estado de las mujeres en su organización, mejorar las competencias y potenciar el engagement. Para obtener esta información es vital hacer una revisión profunda del clima y la cultura en la empresa. Estas son las bases para tener un verdadero proyecto de crecimiento enmarcado en la equidad e igualdad sustantiva”, agrega Manuela Iglesias.

En este sentido, el propio IMCO refiere que contar con, al menos, 30% de mujeres en las posiciones de liderazgo -por ejemplo, consejos de administración, direcciones generales y puestos ejecutivos- puede llevar hasta un incremento de 15% en la rentabilidad de las empresas.

Otros estudios como el de “Women and Public Policy Program” de Harvard Kennedy School, indican que los equipos con porcentajes más bajos de mujeres tienen menores ventas y ganancias que aquellos con una combinación equilibrada.

“En esta idea de incrementar los liderazgos femeninos y construir lugares más seguros para nosotras como mujeres, la tecnología permite agilizar los procesos y detectar los desafíos que deben superar las empresas como evitar el acoso, facilitar la inclusión y conocer la experiencia que tenemos, como, por ejemplo, con el monitoreo automatizado u otras herramientas de gestión, como las que implementa Rankmi”, agrega Iglesias.

Para finalizar, los especialistas de Rankmi ofrecen algunas pautas para construir una cultura de igualdad, equidad y empoderamiento femenino:

  • Realizar evaluaciones de competencias: cada colaboradora tiene habilidades diferentes y específicas, descubre con un análisis todas las competencias para poder potenciar su talento.
  • Desarrollar encuestas, conocer la percepción de los equipos y adaptar la organización para construir un ambiente seguro y cómodo para las mujeres.
  • Crear políticas claras sobre temas como la discriminación y el acoso: es esencial que haya respeto y valorización de la mujer en el ambiente laboral.
  • Identificar el nivel de bienestar y satisfacción de las mujeres en su lugar de trabajo con la finalidad de garantizar que se sientan valoradas, empoderadas y tengan mejores oportunidades de desarrollo.