Líderes políticos y de distintos sectores de la sociedad civil, exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador detener el gasto en obras no prioritarias y destinar esos recursos a resolver la emergencia sanitaria por la cual atraviesa el país.Con el objetivo de reorientar el presupuesto para reforzar el sector salud, concretar un programa de reactivación económica y productiva, crear un gobierno de salvación, así como de unir a las fuerzas opositoras para conseguir una nueva mayoría en el Congreso de la Unión, la iniciativa Futuro 21 realizó el Diálogo por la Reconstrucción Nacional.

Integrantes del Senado de la República, de la Cámara de Diputados, líderes políticos, empresariales y sindicales, científicos, periodistas, junto con activistas de organizaciones civiles coincidieron en la necesidad de que ante la crisis económica y sanitaria ocasionada por la pandemia del Covid-19, el gobierno federal implemente estrategias que permitan proteger los empleos generados por pequeñas, medianas y grandes empresas, y el patrimonio de las y los mexicanos.

Indicaron que ante una crisis nacional que no se tenía prevista, el gobierno del presidente López Obrador ha mostrado incapacidad para diseñar una estrategia presupuestal que haga frente a la pérdida de empleos que podría afectar a más de un millón de personas.

En materia política subrayaron que como consecuencia del predominio de Morena como fuerza política que llevó a López Obrador a la Presidencia de la República, el Congreso de la Unión ha dejado de ser un contrapeso para corregir los desvaríos del Poder Ejecutivo.

Gobierno no dialoga ni corrige: Verónica Juárez

Al respecto, Verónica Juárez, coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, aseguró que en un panorama en el que el país atraviesa por una grave crisis, el gobierno federal no dialoga ni corrige, sino solamente se dedica a acallar las voces discordantes.

Indicó que el país llega a una de las crisis más difíciles en su historia en medio de una violencia generalizada que ha dejado al menos 7 mil 500 muertes, de las cuales 600 son de mujeres y 16 de niñas.

“Llegamos a esta crisis en una situación de empobrecimiento, de desempleo, de desmantelamiento de instituciones, autoritarismo y de ataque a los derechos democráticos con un gobierno que sigue dando muestras de incapacidad y cerrazón, y que privilegia sus megaproyectos como el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía por encima de las necesidades de la ciudadanía”. Agregó que dicha estrategia deberá contar con una perspectiva de género.

“Salario solidario”, opción para salvar millones de empleos

En el ámbito de la economía, los participantes propusieron impulsar la creación del ingreso básico universal, el cual se otorgaría los trabajadores formales e informales afectados por el estancamiento económico, además del llamado salario solidario como un mecanismo para preservar millones de empleos.

Gustavo De Hoyos, presidente de la Coparmex, explicó que el salario solidario sería igual o menor al percibido por cada trabajador, y estaría conformado por una contribución tripartida del gobierno, patrón, y trabajador con el objetivo de evitar despidos ante el cierre de operaciones o caída de ingresos que enfrentan las empresas por el Covid-19.

Indicó que la propuesta prevé que los trabajadores que ganen de uno a tres salarios mínimos –los cuales dijo suman 14 millones-, reciban su pago íntegro. En este esquema, el gobierno y el patrón deberán pagar una proporción del salario del trabajador formal que dependerá del nivel salarial, en tanto que el resto de los trabajadores acordaría recibir una proporción menor de su salario.

Esto aseguró, beneficiaría a 20 millones 613 mil 536 trabajadores formales asegurados en el IMSS. Añadió que de implementarse la medida durante un mes, el gobierno gastaría cerca de 97 mil millones de pesos, lo que representa mensualmente menos del 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto.

Actuación tardía puede generar escenario de proporciones incalculables: Aureoles

Moderado por el dirigente del PRD Jesús Ortega y la periodista Tere vale, el Diálogo por la Reconstrucción Nacional contó con la participación del gobernador de Michoacán Silvano Aureoles. Ahí, el perredista subrayó que ante la pandemia del nuevo coronavirus, el gobierno federal actuó tardíamente “lo que puede llevar a un escenario de proporciones incalculables”, por lo que muchos estados de la federación reaccionaron rápidamente para enfrentar la contingencia.

El mandatario estatal celebró la realización del diálogo y apuntó que la solución de los problemas nacionales requiere de más de una visión porque “no somos un país de un solo hombre”, a la vez que llamó a no permitir retrocesos en materia de libre expresión y libertad de prensa.

Destacó que ante la inacción gubernamental, en Michoacán se decidió incrementar en 60 por ciento el salario a todo el personal médico para enfrentar con mayor éxito la contingencia sanitaria, otorgar subsidios a distintos impuestos así como créditos a numerosas empresas con periodo de gracia y sin intereses, y urgió a la Secretaría de Hacienda a apoyar a estados y municipios con adelanto de participaciones sin “intereses gravosos” y que puedan ser diferidos a 36 meses, así como a la revisión del pacto fiscal.

En el diálogo también participó Fernando Belaunzarán, quien a nombre de la Dirección Nacional Extraordinaria del PRD, manifestó la extrañeza del presidente López Obrador para convocar a un gran acuerdo nacional para enfrentar la emergencia. Criticó la postura del mandatario de aferrarse a sus proyectos desfasados y de arremeter contra quienes piensan diferente.

Otras voces como las del periodista Marco Levario Turcott, del científico Antonio Lazcano, del académico Isidro H. Cisneros, del gobernador de Chihuahua, Javier Corral; del senador Emilio Álvarez Icaza, así como de los integrantes de Futuro 21 Ricardo Pascoe, Paola Migoya, y Antonio Vázquez, entre otras, se escucharon en este diálogo nacional.