El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la Cámara de Diputados emplazó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a desclasificar como “asunto de seguridad nacional” la estrategia de vacunación contra la Covid-19, pues la falta de acceso a documentos; costos de vacunas, compromisos de pago; instalaciones y logística de recepción y distribución de inoculaciones y materiales, impide a esta soberanía contar con los elementos para confrontar el cumplimiento en el gasto de los recursos asignados en el Presupuesto de este 2021 e ir definiendo propuestas para el 2022.

Antonio Ortega Martínez, Secretario de la Comisión de Hacienda e integrante en la de Presupuesto, destacó que “lo que no se puede medir es difícil que sea evaluado y mucho menos corregido”; y desafortunadamente, esta opacidad del gobierno se está replicando entre los laboratorios con los que se han hecho los acuerdos pues igual se apegan al principio de la  “confidencialidad”; según respuestas recibidas.

Ortega Martínez indicó que, personalmente y de manera oficial solicitó información a estos laboratorios y empresas que tienen bajo su cargo la producción y distribución de las póstulas (anexamos cartas y respuestas); sobre el proceso que se sigue así como los costos; pero –de manera cortés- han respondido negativamente igual que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) quien, a través de los laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, S.A. de C.V. (Birmex), se escudó en la figura de la “seguridad nacional” para mantener en secreto y no dar detalles sobre dichas compras.

Antonio Ortega destacó que sólo dos de los Laboratorios dieron respuesta oficial: Pfizer, quien argumentó que “por políticas plasmadas en el contrato” que solo era posible informar del contrato por 34.4 millones de dosis (para inmunizar a poco más de 17 millones de mexicanos), y que se estima alcanzar el total comprometido a finales de 2021. Las demás disposiciones –dijo- son de carácter confidencial por incluir información reservada entre las partes firmantes de dicho acuerdo.

Mientras que en lo concerniente al laboratorio responsable de fabricar las fórmulas de las vacunas rusas en México: Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México, S.A. de C.V. (Birmex) se amparó en el ámbito “de seguridad nacional”, lo que tiene como consecuencia cerrar el acceso a documentos así como instalaciones, y logística de recepción y distribución.

Otros de los otros tres laboratorios: Aztrazeneca,  CanSino Biologics,  y  Sinovac Biotech Co. Ltd, afirmaron -vía telefónica- que por políticas del contrato, se encontraban imposibilitados en otorgarnos la información solicitada.

Ante esta cerrazón, Antonio Ortega Martínez criticó que “al cuarto para las doce”, el canciller Marcelo Ebrard se lance a una gira por los países que nos apoyan con préstamos y donaciones para ver de dónde consigue más vacunas; y recalcó que “sería preocupante conocer que, en aras de la austeridad y la falta de visión sobre la gravedad de la pandemia, nuestro gobierno haya retrasado todos los procesos –incluidos los pagos- con las consecuencias que ya evidenció el Institut for Global Health Sciences, quien destacó que debido a una estrategia ineficiente conducida por instituciones débiles; México perdió innecesariamente 190 mil vidas.

El legislador dejó en claro que esta irresponsabilidad de ocultar la información, fue tomada por el Consejo de Seguridad Nacional, quien determinó que los funcionarios involucrados, los sitios de aplicación y protección de la vacuna, los procedimientos operativos, insumos, y todas las regulaciones gubernamentales relacionadas, están protegidos por la Ley de Seguridad Nacional lo cual deja mucho espacio a la duda y la corrupción.

“Con este escudo es imposible, por ejemplo, conocer qué funcionarios están involucrados en los numerosos procesos de la estrategia, a quiénes vamos a hacer responsables de las diversas y continuas fallas en las que se ha incurrido desde la presentación del Plan Nacional de Vacunación; la desorganización, la confusión y desconfianza ciudadanas, pues las modificaciones y la improvisación en la definición de rutas y calendarización se han visto sujetas a la disponibilidad que se tiene por las vacunas que nos llegan a cuentagotas”, censuró.

El perredista destacó que esta opacidad está afectando seriamente al país pues poco se puede conocer del uso que Hacienda está dando a los recursos de los 109 fideicomisos y los 33 mil millones de pesos del Fondo para Gastos Catastróficos en salud que diputados de Morena y sus aliados regalaron a López Obrador con el argumento de que “serían empleados para las vacunas” aunque se negaron a etiquetarlos para tal propósito.

“La realidad dicta que el supuesto argumento de la priorización en el gasto para la compra de vacunas no es una realidad. La estrategia ha sufrido serios retrasos porque no se efectuaron ni la inversión ni las compras anticipadas como se nos aseguró en las diversas mañaneras”, acusó.

“Como responsables de definir y aprobar el Presupuesto de Egresos, en esta Cámara demandamos conocer esa información para analizar el gasto público del próximo año. Este gobierno se ha caracterizado por su falta de transparencia y rendición de cuentas; sin embargo, Hacienda debe reportarnos peso por peso para alinear las metas establecidas en la asignación de los gastos gubernamentales”, destacó.

Finalmente, Ortega precisó que la nula transparencia en torno a las actividades relacionadas con la compra de pústulas está generando un desfase entre las metas del programa y sus resultados; lo que hace pensar que más mexicanos y mexicanas morirán no por falta de recursos del país, sino por la impericia y necedad un gobierno aferrado a suponer que posee la verdad absoluta y que si falla, tiene el pretexto de culpar siempre a los otros para quedar como víctima.