MORELIA, Mich.- Al advertir que México vive el momento más crítico de contagios por COVID-19, y que agosto ha sido el mes con el mayor número de enfermos por el virus en Michoacán, el gobernador Silvano Aureoles convocó a todos los servidores públicos a poner el ejemplo durante la pandemia, y sujetarse a las medidas sanitarias que impiden la propagación de ese padecimiento.

“Nadie debe bajar la guardia; todos tenemos que respetar de manera estricta las medidas sanitarias de prevención. No hay esfuerzo del Gobierno que alcance si las personas no hacen caso a las recomendaciones y se exponen a contraer la enfermedad. Rompamos la cadena de contagio”, expresó.

Indicó que los servidores públicos y funcionarios del gobierno deben poner el ejemplo, ser los más responsables y cuidar a los demás, porque el virus ha ido mutando y es cada vez más contagioso.

Aureoles Conejo agregó que después de muchas semanas de confinamiento las familias comienzan a desesperarse y salir a la calle, por lo cual también llamó a los ciudadanos a no relajar las recomendaciones sanitarias como portar cubrebocas, lavarse las manos con frecuencia y guardar la sana distancia.

Si no siguen esas medidas, insistió, no sólo ponen en riesgo la salud individual, sino también la de todos sus seres queridos.

“Ponen en riesgo la salud de quienes los rodean, y también me ponen en riesgo a mí porque yo no puedo dejar de trabajar, y no puedo encerrarme; no puedo abandonar las actividades”, apuntó.

Lamentó que a pesar de las restricciones y decretos que se han establecido, así como la información que se le ha brindado a la población, hay personas que siguen incurriendo en descuidos como el no uso de cubrebocas y no guardar la sana distancia.

“No hemos podido concientizar a todo el mundo de que es altamente riesgoso realizar fiestas o reuniones masivas, principalmente por festejos, o la gente que se desespera y se va a la plaza pública y se aglomera sin las medidas correspondientes”, añadió.

Por ello, el gobernador refrendó su llamado para que todos los ciudadanos, incluidos los servidores públicos de todos los niveles de gobierno, no relajen las acciones que impidan que el coronavirus continúe afectando a más mexicanos.