La diputada María Guadalupe Chavira de la Rosa propuso, en un punto de acuerdo, hacer un exhorto a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, así como a las y los legisladores de este Congreso local para alentar y favorecer la legislación sobre la protección de los derechos humanos de las personas adultas mayores.

Pidió realizar las acciones necesarias que permitan destinar los recursos económicos suficientes a las dependencias de procuración e impartición de justicia; atención a personas mayores, salud, Registros Civiles y alcaldías para que cuenten con los recursos de infraestructura y personal adecuados para proporcionar servicios a la población mayor de 65 años de edad.

Explicó que México se encuentra en un momento oportuno incorporar una estrategia integral de atención a las personas mayores, de forma que se establezca como objetivo transversal y responda a la perspectiva de derechos, y no sólo a la entrega de apoyos.

La legisladora del grupo parlamentario de MORENA señaló que en la Ciudad de México se observa que a medida que aumenta la edad de las personas, éstas sufren distintos tipos de discriminación para acceder a un empleo digno, estable y remunerable con prestaciones de ley.

“En el caso de las mujeres adultas mayores, el asunto se agrava por la acumulación de otras formas de inequidad de género, habiendo sido marginadas de opciones de desarrollo a lo largo de su vida, como lo es la educación formal; las mujeres enfrentan la vejez en extrema pobreza”, afirmó en tribuna la parlamentaria.

Apuntó que actualmente el Gobierno de la Ciudad ha planteado que se requiere de una política integral que responda al cambio demográfico de la población citadina que está envejeciendo, donde prevalezca un enfoque de derechos humanos.

La Comisión de Derechos Humanos de la capital presentó un informe en el cual señala que la desigualdad, el abandono y la violencia hacia las personas adultas mayores les impide hacer efectivos sus derechos humanos.

“Aunque muchas personas adultas mayores de 65 años siguen formando parte de la población económicamente activa, sus oportunidades laborales disminuyen notablemente mientras sus gastos en salud aumentan, por ello se ven obligadas a emplearse en actividades que no son del todo bien remuneradas”, dijo.

Según cifras del INEGI dos de cada tres ancianos que trabajan lo hacen por su cuenta y no reciben un salario, eso explica que es más común encontrarlos en actividades informales.

En México, 32 mil 340 personas mayores de 65 años de edad laboran como empaquetadores en tiendas departamentales sin un sueldo, y en muchos casos con explotación, acoso, discriminación y sin derechos laborales.

Para la parlamentaria, el Estado mexicano tiene un largo camino que recorrer para que las políticas públicas cumplan con los estándares establecidos en la Constitución, ya que aún prevalecen las medidas de carácter asistencial, limitadas al otorgamiento de descuentos y otros tipos de apoyos.

Por último, la diputada Chavira recordó que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se obtuvieron más de 62 millones de pesos de la subasta hecha recientemente por el Gobierno federal y que serán destinados para el programa de adultos mayores.