A un año de su fallecimiento, el arquitecto Rafael López Rangel será recordado a través de una mesa de reflexión, organizada por la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble (DACPAI) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), donde se hablará de sus aportaciones en el ámbito arquitectónico y académico.

Esta actividad, titulada Rafael López Rangel. Trayectoria y memoria, se llevará a cabo el miércoles 6 de febrero a las 19:00 en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes. Participan Carlos González Lobo, Francisco Vélez Pliego, Ricardo Tena Núñez, Francisco Platas y José Luis Lee Nájera, bajo la moderación de Dolores Martínez Orralde.

“Conmemorar su primer aniversario luctuoso es el objetivo de este homenaje”, dijo Teseo López Vargas, hijo del arquitecto, quien indicó que los cinco ponentes hablarán del legado académico e histórico que dejó su padre para la teoría de la arquitectura mexicana.

López Vargas explicó que su padre fue una figura muy cercana al Museo Nacional de Arquitectura y al INBAL; mencionó que en 1986 el Instituto le publicó un libro sobre Diego Rivera y la Arquitectura Mexicana, con motivo del centenario del natalicio del pintor.

“Rafael López Rangel criticó las políticas de planeación y desarrollo urbano arquitectónico de distintas ciudades; además de rescatar elementos históricos de la arquitectura mexicana, de eso se hablará en trayectoria y memoria”, dijo Teseo López.

El arquitecto mexicano escribió cerca de 30 libros, “bibliografía básica en escuelas de arquitectura de nuestro país”, refirió el hijo del homenajeado. Fue fundador de diferentes escuelas y posgrados en desarrollo urbano y arquitectura en México, como en la Universidad Autónoma de Sinaloa, de Puebla y el Instituto Politécnico Nacional, además de haber sido académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Teseo López mencionó que su padre está considerado uno de los principales teóricos de la arquitectura mexicana, se le coloca al lado de Roberto Segre, otro de los grandes filósofos de la arquitectura y del desarrollo urbano latinoamericano.

Por su parte, el doctor Carlos González Lobo comentó que Rafael López Rangel dedicó toda su vida a la investigación e impulsó la reflexión crítica sobre la ciudad y la arquitectura popular, de élite, histórica, así como el estudio de las fuerzas sociales que se mueven dentro de lo arquitectónico.

“Desde que éramos jóvenes, Rafael López Rangel era una figura reconocida, unos dirían genial, otros dirían aterradora porque era muy crítico y duro en sus juicios. Fue maestro en medio país e invitado a presentar sus puntos de vista, lo que hacía siempre con mucha generosidad y mucha entrega”, señaló González Lobo.

El catedrático de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) José Luis Lee Nájera refirió que Rafael López Rangel fue su maestro y amigo: “Me apoyo desde muchas perspectivas, como en el trabajo que he realizado a lo largo del tiempo”.

Aseveró que el objetivo de esta mesa es poner en valor todo el trabajo que hizo el arquitecto López Rangel, abordándolo desde el punto de vista teórico-histórico, por  sus aportaciones en México sobre la arquitectura, urbanismo e incluso con la epistemología genética y sistemas complejos que tienen que ver con el paradigma de la sustentabilidad integral.

La aportación de López Rangel, doctor en Diseño (Estudios Urbanos) por la UAM,  fue tan amplia e importante que impactó en las escuelas de tal manera que se le invitó a diseñar planes y programas de licenciatura y posgrado.

Lee Nájera indicó que se trata de una persona de gran valor para la historia de la arquitectura de México, que se encargó de construir conocimiento alrededor de esta disciplina, enfocándose en la ciudad y la planeación territorial.

“A un año de su fallecimiento, lo recordamos. Convocamos a escuelas y universidades a asistir a este reconocimiento, para que las nuevas generaciones se den cuenta de la importancia de la producción teórica, histórica y metodológica de ese profesor”, finalizó José Luis Lee Nájera.

El arquitecto Rafael López Rangel obtuvo la Licenciatura en Arquitectura por la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Recibió los premios Casa de las Américas, Mención Especial en la V Bienal de Arquitectura Latinoamericana, el Anual a la Investigación, al Libro de Texto y la Medalla al Mérito Universitario.

En 2007, la Universidad de Guadalajara y el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño le rindieron homenaje por su trayectoria académica, sus aportaciones al conocimiento de la arquitectura y el urbanismo de México y América Latina, así como por la formación de estudiantes, profesionistas y docentes.

Fue asesor en la construcción de hospitales rurales e interlocutor con las comunidades indígenas en la elaboración de proyectos urbano-arquitectónicos,