Espacios seguros son necesarios para que niñez y adolescencias desarrollen en paz sus potencialidades

Nacional
  • Estos entornos cuentan con apoyo de autoridades, comunidades y organizaciones de la sociedad civil, que se expresa de diversas maneras y aportaciones: Constanza Tort San Román

Los espacios seguros son ámbitos necesarios para que niñas, niños y adolescentes jueguen, convivan, tengan acceso a los deportes y todas las formas de cultura para que, en un ambiente de paz, desarrollen todas sus potencialidades.

La encargada de despacho de la Secretaría Ejecutiva (SE) del Sistema Nacional de Protección Integral de Niños y Adolescentes (Sipinna), adscrita a la Secretaría de Gobernación, Constanza Tort San Román, subrayó que los espacios seguros para estos sectores de la población cuentan con el apoyo de autoridades, comunidades y organizaciones de la sociedad civil, que se expresa de muy diversas maneras y aportaciones.

En la Sesión Permanente de la Comisión de Secretarías Ejecutivas de Protección Integral de los Sistemas Nacional y de las Entidades Federativas (Comse) del Sipinna nacional, Tort San Román señaló que es menester observar a los estados que han logrado la construcción de espacios seguros para que las SE estatales insistan en el diálogo con autoridades locales para convencerles sobre la generación de estos entornos indispensables.

En la sesión participó la oficial nacional de Protección a la Infancia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México (Unicef), Sara Antillón Esparza, quien expuso la metodología general que usa esta agencia internacional para la creación de espacios seguros para niñas, niños y adolescentes como respuesta a la necesidad de apoyos integrados para esta población etaria en situaciones de emergencia, en especial cuando los servicios estaban debilitados.

Apuntó que estos espacios son intervenciones basadas en el enfoque de derechos de la niñez, que buscan apoyar su bienestar mediante lugares y actividades diseñadas y operadas de manera participativa, en donde esta población afectada por situaciones de emergencia, marginación o violencia, accedan a un entorno amigable con actividades libres y estructuradas de recreación, ocio y aprendizaje.

Subrayó que algunos de los beneficios son que niñas, niños y adolescentes reconozcan los tipos de violencias y cuenten con herramientas para enfrentarlas, es decir, que aprendan a resolver los conflictos de forma pacífica, así como que se les reconozca y se autoidentifiquen como agentes de cambio positivo.

Para enlazar las actividades de Unicef con las acciones de promoción de espacios seguros, la directora de Políticas de Prevención y Atención de Violencias, de la SE del Sipinna nacional, Gabriela Polo Herrera, expuso que son entornos de paz, libres de violencia, inclusivos, equitativos y no discriminatorios que benefician el desarrollo de esta población etaria.

Planteó que las comunidades se coordinan con diversas instituciones, organizaciones y actores que intervienen para proteger a la niñez y las adolescencias ante riesgos, promueven el bienestar emocional y psicosocial, y fortalecen las capacidades comunitarias de protección al integrar otros servicios; así como programas ya establecidos.

Para realizar las intervenciones en los espacios, la servidora pública mencionó la necesidad de identificar áreas donde se implemente la participación, juego, promoción de la enseñanza de habilidades para la vida enfocados a menores de 18 años de edad, tales como parques, centros deportivos y centros culturales, entre otros.

Hay que mapear servicios de atención, bajo el conocimiento de atribuciones y funciones de las instancias para proteger a este sector de la población ante riesgos e identificar si sufre alguna vulneración a sus derechos.

Establecer una oferta de atención donde niñas, niños y adolescentes reporten violaciones a sus derechos y reciban atención a través de una red de referencia y contrarreferencia, así como programar en los espacios públicos la intervención de programas sociales y actividades públicas, además de brindar seguimiento a la intervención interinstitucional en el espacio.

Precisó que los municipios piloto en la construcción de espacios seguros son Calakmul, Campeche; Chilpancingo, Guerrero; Ciudad Juárez, Chihuahua; Jesús María, Aguascalientes y Morelia, Michoacán.