Close
Una manera distinta de leer...

Entrevista con Mario Sesti: Bernardo Bertolucci a través de sus propios ojos

Mario Sesti, crítico de cine y director del documental Cinecittà – I Mestieri del Cinema Bernardo Bertolucci: No End Travelling, presentado en Cannes Classics, mantenía una hermosa relación de aprecio con el gran maestro. Este excepcional testimonio del autor de Ultimo tango a Parigi (El último tango en París) (1972), The Last Emperor (El último emperador) (1987) y Stealing Beauty (Belleza robada) (1996) es muestra de ello.

Cuéntenos la génesis de su documental.
He dirigido más de diez documentales, principalmente sobre cine (dos de ellos seleccionados por el Festival de Cannes, así que no puedo estar más orgulloso): mientras aprendía a realizar películas, pude explorar otra forma, bastante peculiar, de ser crítico de cine. Como bien digo en la película, he tenido el privilegio de toparme con Bernardo Bertolucci en repetidas ocasiones. Hablar de películas y directores con él era todo un regalo. Quería hacer una película sobre él, rendir homenaje a su trabajo y al recuerdo que tengo de él, un recuerdo muy preciado.

 

¿Qué relación tenía con Bernardo Bertolucci?
La película comienza hablando de mi primer encuentro con él. Yo era periodista para una importante revista semanal, L’Espresso. Tras la entrevista que me había concedido sobre The Sheltering Sky (El cielo protector), llamó a Enzo Siciliano (allegado de Alberto Moravia, viejo amigo de Bernardo y crítico literario para L’Espresso), para pedirle más información «sobre ese chico que parecía un auténtico cinéfilo», y que le había preguntado sobre los mejores desiertos de película, de Greed (Avaricia) a Lawrence of Arabia (Lawrence de Arabia). Ese chico era yo. Desde entonces, como comisario del Festival de cine de Roma, he tenido la oportunidad de volver a encontrármelo en varias ocasiones en el escenario, con Patti Smith, Gérard Depardieu, Wim Wenders o Marco Bellocchio.

Para usted, ¿en qué sentido ha marcado Bertolucci la historia de la industria del cine?
Pocos directores han sabido marcar, como lo hizo él, las nuevas tendencias del cine de autor y, al mismo tiempo, conquistar Hollywood y llevarse un montón de Óscar. Es un poco como el sueño de Godard hecho realidad (convertir el cine de autor en cine de género, o a la inversa). Al rodar sus películas, siempre trataba de revelar algo escondido en eso que llamamos «realidad»: la cámara es la clave para abrir puertas y mostrar lo que nuestros ojos no son capaces de percibir. Ha sabido demostrar que era una cuestión de confiar en el poder del cine, que permite soñar con un gran cine «de alto presupuesto» y con grandes películas «de autor».

 

¿Cómo cree que reaccionaría ante la proyección del documental en Cannes?
Bernardo creció en Parma, que mantiene una estrecha relación con su legado francés. Se convirtió en gran amante del cine, y adoraba a Godard, Truffaut, Rohmer. Y Cannes era el punto incandescente de su «conexión francesa». Por supuesto, me gustaría pensar que, si siguiera entre nosotros, le habría gustado volver a verse en una pantalla del Festival, incluso en una película que no hubiera dirigido él. Es más, creo que Bernardo sigue entre nosotros, reencarnado en un joven bebé que ya ve películas de Godard, Renoir, Ophuls, Rossellini…

scroll to top