Close
Una manera distinta de leer...

Encuentro con Elle Fanning, miembro del jurado de largometrajes

A sus 21 años, Elle Fanning es el miembro más joven del jurado de largometrajes de la historia del Festival. A pesar de su edad, cuenta en su haber con una sólida filmografía. La actriz, que fue descubierta a los siete años en Babel de Alejandro G. Iñárritu (su presidente durante 12 días), nos habla de su presencia en anteriores ediciones del Festival para presentar The Neon Demon y The Beguiled (La seducción), y comparte la nueva mirada que desea aportar a esta Competición. Entrevista.

Primero actuó en Babel en 2006, y ahora forma parte de un jurado presidido por el director de dicha película, Alejandro G. Iñárritu. ¿Le resulta reconfortante?
Sí, mucho. Cuando hice Babel tenía 7 años. Recuerdo muy bien esa experiencia. Mi abuela estaba conmigo en el desierto de Tijuana y hacía mucho calor. Yo era muy joven y, a mi edad, rodar con Iñárritu me dejó un recuerdo extraordinario. En la vida, todo es cíclico: nunca hubiese pensado que nos volveríamos a encontrar aquí, juntos, en este jurado.

¿Está contenta de formar parte del jurado? 
Estoy muy orgullosa de poder estar en él. A veces me pellizco para ver si es verdad que me han invitado a formar parte de este grupo. Intento absorber tanta información como puedo y retener con todo detalle todo lo que estoy viviendo estas dos semanas, junto a estas personas que tanto admiro.

¿La frescura de su mirada es una ventaja para el jurado?
A pesar de mi juventud, empecé a trabajar muy pronto como actriz, con lo que me he codeado con numerosos artistas y directores fantásticos. Estas experiencias me han enseñado mucho. Sin embargo, esto no impide que, cuando veo cine, pueda adoptar la perspectiva de un espectador de mi edad.

¿Intenta representar otra generación?
En absoluto. Intento ser yo misma y mostrarme fiel a mis verdaderos sentimientos. Intento ser tan sincera como puedo. También pienso en lo que mis amigos, la gente de mi edad, pensaría de los largometrajes. No todos mis amigos proceden de la industria cinematográfica, sino que son del instituto.

«Cuando veo un largometraje, intento ser fiel a mis sentimientos».

Es muy joven, pero ya disfruta de una fuerte relación con Cannes…
Es cierto. Esta es la tercera vez que estoy aquí. Cuando vine a presentar The Neon Demon de Nicolas Winding Refn en 2016 tenía dieciocho años. La segunda vez, fue para The Beguiled (La seducción) de Sofia Coppola en 2017, que se llevó el Premio al mejor director. Este festival acoge a todo amante del cine con los brazos abiertos; las películas que participan en él provocan una incesante reflexión.

¿Qué recuerdo tiene de la primera vez que asistió a Cannes? 
Tenía dieciocho años. El Festival coincidió con el baile de promoción en mi instituto, así que me lo perdí. Sin embargo, acudí aquí con el amigo que iba a acompañarme al baile. Recuerdo que llevaba un vestido magnífico y que, después, fuimos a la fiesta. No nos lo podíamos creer. Además, fue muy emocionante poder vivir la experiencia del Festival a través de los ojos de Nick: Nick Refn es parte de este festival y me mostró su engranaje… Su película también me hizo madurar. La percepción que la gente podía tener de mí cambió mucho. Fue un papel oscuro, seguramente hecho para una persona más mayor que yo en aquella época.

¿Y con Sofia Coppola?
¡Éramos tantas mujeres! Sofia, Nicole, Kirsten… y naturalmente Colin Farrell. En la alfombra roja reinaba una actitud «girl power». Cuando rodé Somewhere con Sofia tenía once años, así que para mí era importante venir a Cannes para presentar una de sus películas. Considero a Sofia como una más de la familia. The Beguiled (La seducción) fue para mí una película aparte, porque la hice a los 18 años y fue la primera que rodé sin mi madre. Este largometraje también me gusta porque en él se aprecia la fantástica manera de narrar de Sofia, su estilo único. Además, interpreto el papel de mala: me encanta mostrar esa faceta mía.

¿En qué consiste su próximo proyecto?
Acabo de terminar de trabajar bajo la dirección de Sally Potter con Javier Bardem y estoy preparando un proyecto con Tony McNamara, el guionista de The Favourite (La favorita), de Yorgos Lanthimos (2018); otra conexión que tengo que un miembro del jurado. En ese proyecto, ¡interpretaré el papel de la emperatriz Catalina II de Rusia!

¿A qué otro personaje inspirador le gustaría encarnar?
Siempre dije que me gustaría trabajar en un musical y acabo de rodar uno. Mi sueño es hacer una película con mi hermana Dakota. Espero que pronto pueda darse la ocasión. Pero en realidad, estoy lista para afrontar cualquier desafío.

¿Tiene algo que decirle a la gente de su generación? 
Con las redes sociales, la tendencia es estar comparándose constantemente. Si se es un joven director o un joven actor, no vale la pena compararse con los demás ni cambiar. Hay que intentar siempre ser uno mismo para ganarse el respeto de todos. Mi generación se esfuerza por ser auténtica y sincera, ya que cuando no lo es, esto se refleja en el ámbito artístico. Me encantan las películas que muestran una verdad, una visión. Son esas las obras que me dejan verdaderamente huella, las que me marcan.

scroll to top