En atención a las recomendaciones sanitarias, en el marco de la pandemia por el virus SARS-Cov-2, la Cámara de Diputados adoptó medidas para poder continuar con sus actividades sin poner en riesgo la vida de las personas que diariamente laboran aquí.

Previo a la pandemia, en un día de sesión la Cámara de Diputados recibía a alrededor de 6 mil 500 personas. Con la declaración de emergencia sanitaria en marzo de 2020, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y la Mesa Directiva en la LXIV Legislatura instruyeron la suspensión de las labores presenciales.

Para el retorno paulatino a las actividades presenciales, por acuerdo de la Jucopo se instaló un módulo para la toma de pruebas PCR. A partir del 28 de agosto de 2020 éstas se realizaron cada fin de semana al personal y a diputadas y diputados que ingresan a la Cámara. Además, desde el 28 de agosto de 2021 se empezaron a tomar pruebas de antígenos a diputadas y diputados.

Del 30 de abril de 2020 al 15 de septiembre de 2021, se reportaron a la Cámara de Diputados 714 casos positivos (115 de diputadas y diputados, y 599 de personal de la Cámara), así como 39 defunciones (una diputada y 3 diputados, y 35 de personal de la Cámara).

Cabe destacar que Servicios Médicos de la Cámara de Diputados ha hecho un seguimiento puntual de los 714 casos reportados e incluso ha apoyado en la hospitalización de al menos 11 personas (entre ellas 3 diputados).

Al 31 de agosto del presente 2 mil 399 personas adscritas a la Cámara de Diputados, de un total de 6 mil 500 (es decir, 36 por ciento), han reportado voluntariamente haber sido vacunadas contra el Covid-19.

Si bien, la tendencia de contagios en este momento es a la baja, se sugiere, como medida preventiva considerar cambiar de PCR a antígenos conforme aumente el número de personal vacunado; y explorar la posibilidad de montar un módulo de inoculación contra Covid-19 una vez que el programa federal de vacunación haya asegurado la vacunación de la población en general.

Otra de las medidas que se adoptó en la LXIV Legislatura fue la instalación de separadores de acrílico entre cada una de las curules del Pleno de la Cámara de Diputados. Esto se dio en un primer momento considerando la información con la que se contaba sobre la transmisión del virus por aerosoles y contacto con mucosa y la asistencia de un número reducido de legisladores.

Ante el inicio de la LXV Legislatura y la posibilidad de que asistieran más legisladores, se decidió colocar los acrílicos en todas las curules. La inversión total, entre 2020 y 2021, para la adquisición de estas mamparas de acrílico, fue de 3.7 millones de pesos.

No obstante, a junio de 2021 la valoración científica sobre la eficacia de esta medida apuntaba hacia el sentido contrario, incluso a la posibilidad de aumentar los riesgos de contagio.

De acuerdo a los estudios, en condiciones normales las partículas expulsadas por un individuo se dispersan y son llevadas por las corrientes de aire antes de ser reemplazadas por aire fresco, pero con las mamparas de acrílico el flujo de aire se altera y crea “zonas muertas”, sitios donde las partículas se acumulan.

Con la información que se tiene hoy sobre la efectividad de algunas medidas para mitigar la propagación del virus, se acordó en la Junta de Coordinación Política retirar las mamparas de acrílico y poner a consideración su reutilización.

Uno de los proyectos que se ha analizado es la participación del artista Thierry Jeannot, quien realiza intervenciones artísticas de carácter social y medioambiental. Sin embargo, todavía se analizan opciones para dar provecho al material adquirido.

Artículo anteriorMéxico fija postura de cara a la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios de la ONU
Artículo siguienteRodolfo Ritter rememorará a Manuel M. Ponce con recital dedicado al compositor mexicano en el Palacio de Bellas Artes