El destacado director de orquesta, pianista y compositor italiano Guido Maria Guida (Turín, 1956) volverá a México para participar como director huésped en el Programa 4 de la Temporada 2019 de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA).
Luego de 25 años de haber establecido una relación artística especial con México y sus orquestas, será la primera vez que el concertador italiano participe con la agrupación que dirige el maestro José Luis Castillo.
Este feliz encuentro, que tendrá como solista invitado al violinista Vladimir Tokarev, se llevará a cabo los días jueves 21 de febrero a las 20:00 en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y el domingo 24 a las 12:00 en el Conservatorio Nacional de Música.
El programa estará conformado por las obras: Serenata italiana, de Hugo Wolf; Concierto para violín en la menor, BWV 1041, de Johann Sebastian Bach; Adagio para cuerdas, de Anton Bruckner, y Concerto grosso en re mayor, Op. 6 núm. 1, de Arcangelo Corelli. Desde hace 25 años —recuerda en entrevista Guido Maria Guida— tengo el gran honor de dirigir muchas orquestas en México, país al que adoro. Tengo un gran sentimiento de amor por los ensambles nacionales con los que he realizado aventuras memorables. No podría olvidar grandes proyectos con la Orquesta del Teatro de Bellas Artes o los conciertos muy conmovedores con la Orquesta Sinfónica de Xalapa, por ejemplo. Naturalmente, ahora no puedo citar todas las agrupaciones mexicanas con las que pude vivir momentos inolvidables de mi trayectoria artística.
De su debut con la OCBA, explica: “El hecho de que antes no había dirigido a la Orquesta da Cámara de Bellas Artes era algo pendiente porque no tuvimos la ocasión de encontrarnos. Ahora estoy muy feliz de lograr esa posibilidad, y agradezco al maestro José Luis Castillo”.
“Me siento muy honrado de hacer este hermoso programa con ellos y mi felicidad es doble porque puedo dirigir esta prestigiada agrupación y porque voy a trabajar con el concertino y solista maestro Tokarev, quien fue mi gran compañero en los grandes proyectos hechos con la Orquesta del Teatro de Bellas Artes”, comenta.
Luego expresa: “He escuchado a la OCBA y me gusta mucho por su calidad, tiene muy buenos maestros. Además, Castillo hizo y hace un muy buen trabajo. Aprecio mucho su capacidad para dirigir y planear repertorios muy diferentes, desde barrocos, clásicos y románticos hasta modernos y contemporáneos, cosa indispensable para el crecimiento musical de una orquesta”.
A pregunta expresa, Guido Maria Guida opina: “Las orquestas en México son muy buenas, tienen también una muy buena actitud. Para mí es siempre un gozo del alma trabajar con orquestas mexicanas. Hay que subrayar que el nivel artístico y musical en los últimos años ha crecido mucho en México. Una cosa que me encanta de aquí es la vitalidad artística, el vivo interés para la música y el arte. Veo más vitalidad en México que ahora en Italia”.
Sobre las características de las piezas que conforman el programa, el director huésped menciona que “las obras de Bruckner y Wolf fueron propuestas por el maestro Castillo: una sugerencia muy inteligente por el interés de esas piezas. Además, me propuso este repertorio mitteleuropeo que adoro. Los conciertos de Bach fueron propuestos por mí, por la belleza de las obras y por el gusto de hacer un programa con el maestro Tokarev como solista”.
Y agrega: “El maestro Castillo me propuso también hacer algo de Corelli y yo he escogido este concierto muy lindo que vamos a tocar. Podemos decir que el programa es un interesante viaje entre el barroco italiano, de mi país; del barroco alemán y del tardo romanticismo austriaco”.
Además, Guido Maria Guida dice que el diálogo de estas obras está en que, aunque abarcan un amplio margen de tiempo, son muy significativas en el campo de la música de cámara para orquesta de cuerdas. “Hay una línea de continuidad debido al hecho de que hay una forma constructiva, una técnica compositiva de tipo polifónico, que resuelve en una interesante complejidad armónica y melódica, y, en el caso de Corelli, Bach y Wolf, en una increíble vitalidad rítmica”.
Guido Maria Guida estudió piano, composición y dirección en los conservatorios de Turín y de Milán, Italia, y se perfeccionó en la École Normale de Paris y en l’Accademia Chigiana de Siena. De 1981 a 1994 trabajó como asistente de Giuseppe Sinopoli en teatros de nivel internacional.
Como pianista y director se ha presentado con las más destacadas orquestas de Europa y América, y ha entablado en relación muy especial con las orquestas de México y Argentina. Aquí ha estado como invitado al frente de las orquestas Filarmónica de la Ciudad de México, OFUNAM, Sinfónica de Xalapa y Filarmónica de Jalisco.
El Programa 4 de la Temporada 2019 de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, con la dirección huésped de Guido Maria Guida y el violinista Vladimir Tokarev como solista invitado, se llevará a cabo los días jueves 21 de febrero a las 20:00 en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y el domingo 24 a las 12:00 en el Conservatorio Nacional de Música.

Artículo anteriorFederico, Granada y primavera, un espectáculo de teatro en miniatura
Artículo siguientePronunciamiento de García Cabeza de Vaca sobre la Guardia Nacional