En Sesión Solemne, diputados conmemoran 80 años del Exilio Español en México

Nacional

El Presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, afirmó que el exilio republicano español a México es una de las más grandes hazañas políticas, diplomáticas y morales del Siglo XX; celebra el triunfo de la memoria contra el olvido y la supremacía de la política regida por principios.
En la Sesión Solemne con motivo de la conmemoración de los 80 años del Exilio Español en México, en la que se develó en el muro de honor del Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados, las letras de oro con la frase “Al Exilio Republicano Español”, el diputado presidente manifestó que ese acontecimiento enriqueció nuestra cultura y convivencia social, a nuestros maestros, artistas, científicos, profesionales y al laborioso pueblo de cepa española.
“Las letras de oro que develamos hoy hacen perdurable la intensión y la realización de esta gran hazaña. Devolvemos con esta placa, lo que hemos recibido. Vuelve perdurable a la intención, a la conversión de la tragedia en vida nueva y larga esperanza”, expresó Muñoz Ledo.
“Así como honramos a los trasterrados, se recuerda también al gran estadista que entendió su tiempo como ninguno, combatió las dictaduras y organizó personal y generosamente el tránsito de los refugiados, el general Lázaro Cárdenas del Río”, refirió.
Muñoz Ledo externó: ¡Que vivan las migraciones, que viva el México de los pueblos y las naciones!
El presidente de la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, diputado Jorge Luis Preciado Rodríguez (PAN), puntualizó que hoy esta Cámara reconoce y enaltece este acontecimiento histórico que marcó un nuevo paradigma respecto a lo que las naciones hermanas pueden y deben hacer, para apoyar a los ciudadanos de un país, que huyendo del propio tienen que internarse y adaptarse a un nuevo estilo de vida, dejando atrás todo lo vivido, su patrimonio, posesiones e incluso familiares.
“México con este hecho demostró que se puede tender la mano y abrir sus puertas, en este caso para miles de españoles, que ayudaron y contribuyeron a formar la nación que hoy somos. Es de reconocer esta labor y se inscriben hoy en letras de oro en los muros de este Palacio Legislativo para que quede memoria de lo vivido y recordar que la Patria es humana y generosa, que los mexicanos sabemos brindar la mano y apoyar al necesitado”, añadió.
Precisó que nuestra nación ha sido garante de la libertad de los inmigrantes de cualquier nación, e hizo votos para continuar recibiéndolos con respeto a sus derechos humanos, que pueden desarrollar en México sus capacidades y hacer una nueva vida. “Esperemos que el gobierno continúe con esa política que implementó el general Lázaro Cárdenas y que se mantiene hoy”.
Por el grupo parlamentario de Morena, el diputado Hirepan Maya Martínez señaló que el exilio que comenzó en 1939, alcanzó en México una cifra cercana a 25 mil perseguidos, entre los que se encontraban muchas figuras en las ciencias, el arte y el pensamiento. Enfatizó que los exiliados republicanos españoles llegaron a enriquecer y a transformar el universo intelectual, académico y artístico de México.
Afirmó que a partir del exilio republicano, México tiene un legado ético de refugio y recepción de exiliados y está decidido a construir una política de refugio permanente y vigente. Resaltó que nuestro país es y será reconocido a nivel mundial por su hospitalidad hacia perseguidos políticos y transterrados.
El diputado Felipe Fernando Macías Olvera (PAN) indicó que México y España comparten una historia en común, un pasado y un presente. Uno de los grandes lazos que los unen es el exilio de 1939 y que nuestro país los recibió con los brazos abiertos, una nación de refugio para todos los que se vieron obligados a huir.
Sostuvo que el exilio español nos recuerda la fortaleza de los vínculos de hermandad de México con el mundo, que son más poderosos que cualquier acuerdo comercial y político. Consideró que se deben enaltecer las relaciones con los países que han sumado a nuestro país y consideró que las relaciones internacionales, además de generar oportunidades, fortalecen y estrechan los lazos.
Rubén Ignacio Moreira Valdez, diputado del PRI, expresó que el exilio trajo mentes luminosas, y hoy el país es más grande por esos españoles. Recordó a las mujeres y hombres que ajenos a la contienda huían del horror de la guerra, “porque ellos son iguales a los hermanos centroamericanos que hoy buscan la solidaridad de México”.
Se manifestó para que la inmensidad de Cárdenas ilumine al gobierno y a este Congreso a fin de “encontremos ante el reto de la migración actual una respuesta suficiente y digna para la historia. México dio la mano a los niños españoles y los trajo a Morelia”. Y cuestionó ¿qué haremos nosotros para que jamás se vuelva a repetir la muerte de una niña o de un niño en las aguas traicioneras del Río Bravo?
Ricardo de la Peña Marshall, diputado del PES, llamó a no temer a los migrantes ante la problemática que hoy se tiene, pues pueden ser fuente de riqueza y desarrollo. “Debemos procurar atender en todo momento la dignidad humana de las personas que cruzan por México, así sea por ser la facción derrotada en una guerra”.
Agregó que si bien tiene que hacerse de acuerdo con el marco legal y que no entren personas de manera irregular, se requiere aplicar la ley con un sentido humano. “La ley debe estar al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la ley; que se normen conductas y procesos, pero no destruya vidas por una aplicación irrestricta e irracional. El exilio español nos dejó grandes lecciones: que seamos generosos con quien llega, eso deja más beneficio para quien recibe con generosidad”.
Por el PT, el diputado Alfredo Femat Bañuelos consideró que fue por este suceso que llegaron grandes pensadores españoles a México, como José Gaos, Wenceslao Roces, Max Aub y el director de cine Luis Buñuel.
“La dictadura franquista persiguió el pensamiento progresista que en las universidades españoles se vivía, por ello muchos profesores tuvieron que abandonar su cátedra y salir de España, pero la generosidad del presidente Cárdenas también albergó al militante socialista, anarquista, comunista o de cualquier otra afiliación política que, sin tener título universitario, sabía que sólo mediante el trabajo en su nueva tierra podría tener el sustento”.
De Movimiento Ciudadano, el diputado Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, resaltó que nuestro país recibió de 1939 a 1942 entre 25 mil y 30 mil refugiados, de los cuales 5 mil eran profesionales calificados; 2 mil 700 catedráticos y profesores de varias ramas, 500 magistrados, abogados y estudiantes de derecho, cerca de 500 escritores, poetas y periodistas, 250 ingenieros y arquitectos, 500 médicos y casi 250 militares de distintas ramas, especialmente de aviación.
“México no sólo ha recibido españoles, también intelectuales norteamericanos que huían, exiliados uruguayos, argentinos, chilenos, brasileños y paraguayos, quienes recibieron refugio ante la persecución desatada por los gobiernos dictatoriales de la región y a guatemaltecos que huían del genocidio”, remarcó.
La diputada Verónica Juárez Piña, del PRD, destacó la posición de México durante el exilio español a causa de la persecución del régimen franquista. Sin embargo, subrayó, hoy en día a estas personas que huyen de las situaciones de sus países se les llama migrantes. “A 80 años de ese hecho, en pleno 2019 vemos ciudadanos sirios que huyen de la guerra, africanos que buscan alimento, centroamericanos que intentan evadir la violencia y la miseria y que recurren a nuestro país”.
Cuestionó que “hoy los recibimos con soldados, con un vergonzoso muro impuesto bajo la amenaza de castigos económicos, unilaterales e ilegales, aceptando las imposiciones de un régimen extranjero, como nunca en nuestra historia”.
Del PVEM, el diputado Jesús Vidal Peniche afirmó que el exilio español debe servir de ejemplo para que las naciones sumen esfuerzos y garanticen que nunca más las personas salgan de sus países de origen por razones de violencia. “Los invito a que esta ocasión sea considerada como la oportunidad para analizar y revisar la situación del país y con ello fortalecer, mejorar y eliminar todo lo que ponga en peligro el respeto de los derechos fundamentales de las y los mexicanos”.
Puntualizó que nuestro país es reconocido a nivel mundial como una de las naciones más responsables, respetuosas y empáticas con quienes no encuentran en su territorio el respeto a la manifestación y expresión de sus ideales y creencias. “El respeto de los derechos y libertades fundamentales, como la libre expresión, creencia y asociación es una de las máximas en esta nación, razón por la cual cualquier acción que atente contra su libre ejercicio merece que actuemos para brindarle protección en nuestro país”.
Carlos Alberto Morales Vázquez, diputado sin partido, dijo que con esta conmemoración también se celebra la actitud del gobierno mexicano de “puertas abiertas”, altruismo y responsabilidad humanitaria que mostró al mundo. “Nos recuerda que el país puede y debe ser ejemplo de una diplomacia que respete derechos humanos, pero sobre todo brinde esperanza a quien más lo necesita”
Mencionó que cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan que en 1939 entraron al país 25 mil españoles, lo que se tradujo en un impulso a la industria y la cultura; llegaron obreros, técnicos, profesionales, científicos y artistas. “Encontraron en el país las condiciones adecuadas para continuar su labor artística y literaria. La industria editorial mexicana recibió un impulso con la creación las editoriales Séneca, Grijalvo y distribución Iberoamericana de Publicaciones y Editorial Joaquín Mortis”.
Al concluir las intervenciones, los coordinadores parlamentarios: Mario Delgado Carrillo (Morena), Juan Carlos Romero Hicks (PAN), René Juárez Cisneros (PRI), Reginaldo Sandoval Flores (PT), Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla (MC) y Verónica Beatriz Juárez Piña (PRD), así como los vicecoordinadores Jorge Arturo Argüelles Victorero (PES) y Roberto Antonio Rubio Montejo (PVEM), develaron en el muro de honor las letras de oro.
A la Sesión Solemne asistió el director de la Academia Mexicana de Historia, Javier Garciadiego Dantán, quien recordó que las instrucciones de Cárdenas habían sido claras: “México estaba abierto para todos los españoles sin restricciones de ideología política o de especialización laboral”. Resaltó que el asilo ofrecido fue una incomparable lección de humanitarismo diplomático, pero también una decisión pragmática, pues quienes llegaron no tendrían que aprender la lengua del refugio. Afirmó que la herencia del exilio español en México es inextinguible, imperecedera.
María Luisa Capella, educadora, investigadora y animadora del exilio español, subrayó que el México de los años 30, con el general Cárdenas a la cabeza, puede, con justicia, llamarse “país de acogida”, entre otras cosas, porque estaba lleno de ofertas y no de exigencias. Resaltó que la reunión de estos dos grupos humanos, uno perseguido por el fascismo y el otro solidario, “se convirtió en una amalgama”.
José María Muriá, hijo del exilio y profesor de la Universidad de Guadalajara, precisó que entre 1939 y 1942, y hasta 1950, nuestro país se convirtió en el actor principal de una de las páginas más brillantes de la historia de la diplomacia de todo el mundo. Además, dijo, a México vinieron más refugiados que a todos los demás países de América juntos; sin embargo, “es de llamar la atención la nula o escasa presencia de este tema en la mayor parte de los libros de historia general de México”.
Maríangeles Comesaña, del exilio español, agradeció la realización de esta Sesión Solemne “entrañable, profundo y muy importante para México, para España y para la memoria histórica”. Recordó el poema de César Vallejo, titulado “España, aparta de mí este cáliz”.
Al inicio de la Sesión Solemne se proyectó un video en referencia al exilio español.
Posteriormente, se entonó el Himno Nacional; se leyó y aprobó el acta de la Sesión Solemne y se dio por concluida.