En Senderos de vida, la fotógrafa Flor Garduño incursiona en los universos de lo mágico y lo natural

Cultura
  • El público podrá disfrutar de 114 fotografías y 32 joyas producidas a lo largo de cuatro décadas de la artista mexicana

La Secretaría de Cultura federal y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), a través del Museo del Palacio de Bellas Artes (MPBA), presentan la exposición Flor Garduño. Senderos de vida, la cual comparte las principales temáticas y elementos compositivos de la obra de la artista, cuya trayectoria de más de 40 años la ha posicionado como una fotógrafa internacionalmente reconocida.

Bienvenida a tu casa, dijo la titular del Inbal, Lucina Jiménez López, a Flor Garduño, y comentó que el Palacio de Bellas Artes “es el lugar donde tu obra hoy enriquece la ruta con la cual estamos celebrando 90 años de existencia y de vida activa en este recinto que es el lugar desde donde México dialoga con el mundo”.

Asimismo, refirió que esta exposición es un testimonio de cómo Flor Garduño tiene esa habilidad que la hace ser capaz de romper barreras, de establecer una comunicación profunda y de ritualizar muchos de los actos de su vida creativa, lo que eleva su obra a un nivel de rito.

“Sus imágenes no solo revelan, son un sitio donde la fotografía se convierte en un acto sagrado que comunica con lo divino y construye un sentido común de la existencia”.

Para la directora general, a Flor Garduño “nada la detiene, porque es una exploradora capaz de incursionar en los universos de lo mágico, en los universos de la naturaleza, pero también en esos universos donde encuentra lo erótico, en el trazo que hace una sombra. Es capaz de encontrar el erotismo en la arena, es capaz de encontrar eso sublime que se esconde detrás de lo que vemos, porque ella puede desarrollar una mirada de profundidad que difícilmente se encuentra otra”.

En el vestíbulo, ante amigos, invitados y artistas, la directora general dijo que la tarde de este 6 de marzo se complace en presentar Senderos de vida. El Universo fotográfico de Flor Garduño. “Esta noche damos la bienvenida y celebramos cuatro décadas de trayectoria. Y sabemos que inician otras muchas décadas de esa labor creativa que ha desarrollado Flor Garduño, como una de las fotógrafas más destacadas de nuestro país y cuya presencia incuestionable transita por muchas galerías y museos de todo el mundo.

“Sé que detrás de cada una de las fotografías que vamos a recorrer y cada una de las piezas de la joyería que también produce Flor Garduño, hay mucha historia. Hay mucha experiencia, muchos trayectos, hay mucha riqueza que seguramente la podremos volver parte de nuestra propia experiencia en tanto somos sensibles y en tanto la obra de Flor nos permite ensanchar esa sensibilidad”, agregó la titular del Inbal.

Por su parte, el profesor emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México, José de Santiago Silva, quien también es artista visual e investigador, dijo que conoció a Flor Garduño cuando daba clases en la Academia de San Carlos entre los años setenta y ochenta.

“Flor Garduño se reconoce atea, pero cree en los milagros, es atea por la gracia de Dios, y dice que esta exposición es prueba de ello, pensándolo bien acaso los milagros suceden al margen de las confesiones, ya sean religiosas o racionalistas, porque también son parte de los milagros, Antonio Garduño, Agustín Jiménez, Lola y Manuel Álvarez Bravo, Katy Orna, ellas y ellos son parte del destino desarrollo de arte mexicano, y todos son miembros representativos de la comunidad de la Academia de San Carlos”, refirió.

Recordó que su vocación docente era compromiso con un tiempo colectivo y personal, se hacía cargo de buscarlo o de la sensibilidad de cada uno de sus alumnos para fijar en imágenes fotográficas. Hurgaba en su interior hasta encontrar en vetas de creatividad, quizá por eso su método comenzaba con la encomienda de recorrer con cámara en mano el edificio de la propia Academia y sus alrededores, pero sin rollo, solamente mirando a través del espejo reflex y cuando el alumno afirmaba haber encontrado algo importante, que reiteradamente la había conmovido, entonces le otorgaba película y lo orientaba para la realización de la toma.

En la presentación de Senderos de vida, el percusionista mexicano Ricardo Gallardo, director artístico del cuarteto Tambuco, ejecutó una de sus obras dedicada a la amistad que lo une con la Mtra. Flor Garduño.

En la ceremonia participaron el artista visual e investigador José de Santiago Silva y el percusionista Ricardo Gallardo; además, estuvieron Dolores Martínez Orralde, Lluvia Sepúlveda, Alejandra de la Paz, Jonatan Graham y la artista visual Flor Garduño.

Ha incursionado en la fotografía documental, retrato, paisaje

Con una selección de 114 fotografías y 32 joyas, en esta exposición se encuentran los principales géneros en los que Flor Garduño ha incursionado, como la fotografía documental, el retrato, el paisaje, el desnudo, el bodegón, entre otros, caracterizados por su estética onírica y simbólica.

La muestra se estructura en seis secciones en las que destacan los procesos creativos de la artista: desde su mirada sobre las realidades cotidianas de las comunidades rurales de México y Latinoamérica, hasta la complejidad técnica de sus paisajes ficticios a partir de escenas construidas, en las que conjuga luces, contrastes, objetos y texturas.

Garduño comenzó su carrera como fotógrafa en los años setenta como asistente de Manuel Álvarez Bravo, fue discípula de Kati Horna y colaboró con Mariana Yampolsky. Desde entonces ha desarrollado una trayectoria prolífica con más de 30 exposiciones individuales y participaciones en más de 100 exhibiciones colectivas en todo el mundo.​

Entre los reconocimientos que ha recibido Flor Garduño a lo largo de su carrera, destaca el Premio Internacional de Fotografía del Centro de la Imagen de México en 1996, mientras que en 2012 recibió la Medalla al Mérito Fotográfico del Centro Nacional de las Artes de México. Su obra ha sido exhibida en museos y galerías de todo el mundo, incluyendo el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, el Museo de Arte de São Paulo, la Maison Européenne de la Photographie en París, el Centro de la Imagen en México y el Museo de Arte de Lima, entre otros.​

La curaduría de la exposición estuvo a cargo de Ery Cámara, museólogo de origen senegalés, quien inició su carrera en México desde 1982 y ha colaborado como curador, museógrafo y asesor en distintos recintos de importancia nacional e internacional.

Esta exposición es una producción nacional de artes visuales realizada con el estímulo fiscal del artículo 190 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (EFIARTES).

Agradecemos el apoyo de Grupo Bursátil Mexicano, recibido a través de la asociación de Amigos del Museo del Palacio de Bellas Artes, AC.

La muestra Flor Garduño. Senderos de Vida ofrecerá también un programa de visitas guiadas y de actividades paralelas para enriquecer la experiencia de nuestros visitantes y estará abierta al público a partir del 7 de marzo hasta el 2 de junio, en las Salas Siqueiros, Camarena, Orozco y Tamayo del Museo del Palacio de Bellas Artes, en un horario de 10:00 a 18:00 horas, de martes a domingo.

La información sobre estas actividades estará disponible en las redes sociales del recinto del Inbal: Facebook: Museo del Palacio de Bellas Artes; Instagram, Threads, Twitter y TikTok: @mbellasartes, así como la página del Museo de Bellas Artes: https://museopalaciodebellasartes.inba.gob.mx.