En el Museo Rufino Tamayo, últimos días de Blood Optics, de la artista noruega Ida Ekblad

El próximo domingo 4 de agosto, en el Museo Rufino Tamayo concluirá una de las exposiciones de arte contemporáneo más interesantes de la temporada, la muestra multidisciplinaria Blood Optics, de la artista noruega Ida Ekblad, la cual reúne pintura, escultura, arte textil, grafiti y otros géneros.
Inaugurada el pasado 4 de mayo en el recinto ubicado en el Bosque de Chapultepec, estas “ópticas de sangre” buscan tender puentes entre dos formas de entender el arte contemporáneo, representadas en la colección del museo: una registrada en la obra que legó el maestro Rufino Tamayo a principios de los años ochenta, basada en la distinción clásica entre pintura, escultura y dibujo, y otra que, en México, comenzó a prefigurar las prácticas actuales ya en los noventa.
Gran parte de la obra de Ida Ekblad (Oslo, Noruega, 1980) se basa en el balance y la tensión entre diversos elementos. Tanto sus pinturas como sus esculturas están formadas con materiales en bruto que son geográfica y culturalmente relevantes en su contexto y que son obtenidos de lo que pareciera una excavación descuidada; los resultados, casi deformados, aluden a la degradación de la comunidad mercantil.
Lo que ofrece el Museo Rufino Tamayo en esta muestra es la práctica de Ida Ekblad que se desenvuelve dentro de parámetros relativos al tiempo y al trabajo. Articulando abiertamente la acción física del quehacer artístico, la búsqueda, el descubrimiento y el ensamble, Ekblad reúne imágenes y objetos tomados del presente, así como elementos que hacen referencia a la historia del arte moderno, siempre con miras a nuestro acontecer cotidiano.
Es por ello que sus obras, como lo podrá apreciar el espectador, se basan en materiales de fuentes ilimitadas: pintura Old Master, industria textil, animación japonesa manga, vidrio veneciano, arte desviado, tipografía, la agrupación Wiener Verkstatte, las expresiones meme, artes y artesanías escandinavas, tradiciones noruegas de hierro fundido, evoluciones de estilo en la ropa, grafiti falso, diseño de portadas de vinilo, recortes de revistas, cultura de carteles, entre otras.
“Ida Ekblad piensa con los ojos”, ha dicho la crítica especializada. En medio de nuestro torbellino hiper retiniano de cultura, ella trata de grabar visualmente y dar sentido a su entorno. “Cualquier sentido que encuentre –dice la propia artista escandinava—es principalmente un sentido estético. En pintura, escultura y a través de giros y vueltas materiales, me esfuerzo por hacer un patrón personal y decente de lo que me viene a la cabeza”.
Para esta exposición en el Museo Rufino Tamayo, titulada Blood Optics, Ida Ekblad produjo una nueva serie de pinturas de gran formato en las que emplea colores brillantes y una técnica que ha llamado Puff Paint (pintura textil inflada), la cual se ha convertido en una suerte de sello distintivo. Su procedimiento es emplear calentadores industriales dentro de su estudio para hacer que la base plástica del material reaccione al calor, creciendo hasta dar una apariencia de relieve o 3D.
El público que visite la exposición también podrá enfrentarse a una serie de obras nuevas, como la escultura monumental Pools and Curves, que se ubica en los jardines del recinto del INBAL y que alude directamente a la cultura skate al unir dos elementos básicos para esta práctica: las albercas vacías y las aceras curvas.
Ida Ekblad, de 39 años, vive en Oslo. Es pintora, escultora, editora, productora musical, curadora y diseñadora. También escribe. Sus fuentes de inspiración incluyen arte popular, moda, basura, Samuel Beckett, cultura juvenil, las fuerzas naturales de los elementos, Gena Rowlands y las artesanías tradicionales, principalmente.
La vida cotidiana es central en su trabajo, como una imposición, pero también transmitiendo gracia; como un monstruo voraz y una fuente de felicidad; como un desastre y un rayo de esperanza, porque, desde el punto de vista de Ekblad, “todo está lleno de promesas, incluido el arte”.
La muestra Blood Optics, de la artista noruega Ida Ekblad, se exhibe en el Museo Rufino Tamayo (Paseo de la Reforma núm. 51, Bosque de Chapultepec) hasta el domingo 4 de agosto, de 10:00 a 18:00 horas. El domingo la entrada es libre.