El Grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) en la Cámara de Diputados emplazó al Presidente Andrés Manuel López Obrador a hablar claro a la ciudadanía y al empresariado sobre la estrategia de “mano dura” que su gobierno pretende implementar en 2020 para captar más impuestos, y haga a un lado su temor al costo político que le va a significar. Reiteró que –de hecho- ya tiene perdida la pelea político-mediática aunque la mayoría de Morena y sus aliados avalen los cambios en el Congreso.
Antonio Ortega Martínez, secretario de la Comisión de Hacienda de este recinto e integrante del GPPRD señaló que la próxima semana será crucial para echar atrás –si no todas- algunas de las medidas coercitivas que se plantean en las reformas a las leyes del Impuesto Sobre la Renta; Impuesto al Valor Agregado; Impuesto Especial sobre Productos y Servicios; Código Fiscal de la Federación y la Ley Federal de Derechos.
Adelantó que -ante los reclamos y preocupación del empresariado, sectores económicos y la ciudadanía en general- López Obrador se reunirá lunes y martes con distintos responsables y actores involucrados en la elaboración, aprobación e implementación de estas reformas.
En el marco de las sesiones de “Parlamento Abierto” organizadas en la Cámara de Diputados, este viernes tocó turno al tema de “Miscelánea Fiscal” donde participaron una veintena de representantes de las cámaras industriales, empresariales, de comercio, Barra de Abogados, Asociación de Banqueros, contadores públicos y fiscalistas se destacó sobre las violaciones a la ley y los riesgos que generará para la economía y la inversión en el país, el que la Cámara de Diputados apruebe sin cambios, las iniciativas enviadas por el Gobierno federal por conducto de la Secretaría de Hacienda.
“No los convoco a la insubordinación; pero hay que seguir dando la pelea y a ver cómo nos va… Requerimos que ustedes entreguen modelo de propuestas en las que se señale: Dice-Debe Decir- Por qué; sobre cada uno de los temas que nos han explicado. Estamos en la recta final”.
El lunes –explicó- se inicia una serie de reuniones con el Secretario de Hacienda después de agotados los encuentros entre diputados de las fracciones (particularmente con la mayoría de Morena) con el SAT; la Procuraduría Fiscal; con Prodecon. Iniciamos la recta final con el Secretario de Hacienda y ya ahí veremos qué pasa y qué no; pero requerimos que ustedes nos ayuden con ese modelo para que la Presidenta de la Comisión de Hacienda lo presente. Tengan la confianza de que vamos a dar la pelea, aseveró.
Ortega Martínez hizo notar que el gobierno de López Obrador ha sido ineficiente en comunicar las razones de su propuesta para fortalecer el cobro de impuestos; pero tampoco está dotando de los recursos suficientes en el Presupuesto 2020 al Servicio de Administración Tributaria y a la Procuraduría Fiscal para que pongan en marcha la agresiva estrategia: “El SAT estará limitado para adquirir toda la tecnología, fiscalizadores, auditores, agencias de investigación ¡que es lo que debería hacer el gobierno para identificar dónde están los delincuentes fiscales!”, acusó.
“No hablan con claridad. Las quejas, los callos que pisan han sido más eficientes en explicar el por qué de su inconformidad, mientras ellos (en el Ejecutivo) están, no digo que contra la pared porque tienen el respaldo de la mayoría en las cámaras; pero están presionados”.
El legislador del PRD indicó que “Cantarel y el petróleo acostumbraron al gobierno a no cobrar durante décadas y, en consecuencia, provocaron que los contribuyentes tampoco colaboraran con el gasto público; pero ahora que se acabó el petróleo y que el gobierno no tiene cómo cumplir las estimaciones de los ingresos del próximo año (igual que no pudo cumplir las de este 2019), aprieta tuercas para alcanzar la meta de donde venga: de las factureras y de los delincuentes; pero ¿cómo negar que también de todos los demás? Ustedes incluidos”, señaló.
“Viene un año muy complicado para México”, recordó. “La desaceleración global y la posible recesión, pondrán a las finanzas del país en serio riesgo, y el apretón hay que darlo y colaborar todos”. Sin embargo, añadió, López Obrador debería hablar con claridad y decirlo así; pero tiene temor al costo político que le va a significar”.
Lo que está claro, agregó Ortega Martínez, es que están emigrando de un modelo de fiscalización, vigilancia y control, a uno de -con machete- arrasar para ver cuánto más alcanzo a juntar”.
“El actual es un modelo aplicado en el mundo moderno que utiliza la información, la colaboración, los métodos recientes, la cibernética, lo digital, las facturas electrónicas, los CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet), los certificadores, las declaraciones auxiliares, los bancos, en fin. Es un modelo de cruzamiento de información de inteligencia para dar tiros de precisión y localizar a quienes están evadiendo y perseguirlo, castigarlo y sentar el antecedente”.
Ahora, concretó, están emigrando a un modelo rudo de contribución y, por lo tanto, la oposición en el Congreso vamos a dar la pelea.