Debido a las altas temperaturas que se han registrado en la Ciudad de México, las probabilidades de que se origine un incendio forestal en el Suelo de Conservación y áreas verdes urbanas incrementan; es por esto que la dependencia encabezada por la arquitecta Myriam Urzúa Venegas, pide a la población no arrojar basura, fuegos artificiales, colillas de cigarro, cerillos encendidos, ni tirar trozos de vidrio, botellas, desperdicios o cualquier tipo de material combustible en zonas susceptibles, como pastizales.

Si se encienden fogatas, se deben realizar en lugares autorizados para tal fin y posteriormente sofocarse por completo con tierra, un poco de agua, o removiendo la ceniza, ya que las brasas pueden reiniciar un incendio.

Para quienes viven en zonas boscosas; es necesario hacer y mantener una franja de seguridad alrededor de la casa con al menos 15 metros libres de vegetación. En caso de realizar quemas agropecuarias se pide adoptar las medidas de prevención obligatorias.

Si se observa la iniciación de un incendio y es posible combatirlo y controlarlo siempre y cuando la distancia e intensidad lo permita, se debe arrojar agua sobre la base del incendio, utilizar ramas con suficiente follaje para apagar golpeando el combustible encendido, y sofocar y cubrir con tierra el material que se incendia.

Es importante asegurarse de la extinción del fuego antes de abandonar la zona. Si el control y la extinción resultan difíciles, se debe abandonar la zona de riesgo en sentido contrario al desplazamiento del fuego.

Si es necesario escapar de un incendio forestal, debe ser por zonas ya quemadas y no por la vegetación a donde el fuego puede llegar.

La dependencia capitalina recuerda a la población que en caso de percibir humo o un incendio cercano debe informar inmediatamente al 911 o al 56832222.