Principal Internacional El territorio palestino ocupado tiene la tasa más alta de desempleo mundial

El territorio palestino ocupado tiene la tasa más alta de desempleo mundial

49
Compartir

Las condiciones adversas impuestas por la ocupación israelí afectan desproporcionadamente a las mujeres y los jóvenes, mientras que el apoyo de los donantes se ha reducido hasta en un tercio en los pasados diez años.

El desempleo en territorio palestino ocupado ha aumentado en un 27%, la tasa más alta del mundo. Además, se redujo la renta per cápita y la producción agrícola disminuyó en un 11% debido a las difíciles condiciones socioeconómicas, revela un nuevo informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

El reporte anual sobre la asistencia al pueblo palestino de la agencia señala que las condiciones adversas impuestas por la ocupación israelí afectan desproporcionadamente a las mujeres y los jóvenes.

Además, la disminución del apoyo de los donantes, la suspensión de la reconstrucción de Gaza y la insostenibilidad de un consumo, tanto público como privado, financiado mediante el crédito, son malos augurios para las perspectivas del crecimiento, advierte la UNCTAD.

La agencia asegura que el futuro de la economía palestina también se ve afectado por la actual confiscación de tierras y recursos naturales que lleva a cabo la “potencia ocupante”.

“El derecho internacional obliga a Israel y la comunidad internacional a, no solo evitar las medidas que supongan trabas al desarrollo, sino a adoptar medidas afirmativas para fomentar el desarrollo en el Territorio Palestino Ocupado”, dice Mahmoud Elkhafif, representante del UNCTAD.

Israel no ha disminuido o atenuado las restricciones y el apoyo de los donantes se ha reducido “de golpe” a un tercio de lo que era en 2008.

Hechos documentados

El informe recalca que entre 2017 y 2018, con una inversión de más de 19.000 millones de dólares se ha acelerado la construcción de asentamientos a lo largo de la Ribera Occidental, que han significado una salida por la fuerza de la población palestina.

Además, once años de bloqueo a la Franja de Gaza han llevado a la zona a una crisis humanitaria que “es causa de gran sufrimiento” y hace a los palestinos dependientes de la asistencia.

Actualmente la capacidad productiva de Gaza está paralizada debido a tres grandes operaciones militares y las restricciones aéreas, marítimas y terrestres. La campaña militar llevada a cabo por Israel entre 2008 y 2009 borró del mapa a más del 60% del capital productivo de Gaza y la huelga de 2014 destruyó el 85% del capital restante. Entre los bienes de producción destruidos figuran carreteras, centrales eléctricas, establecimientos industriales y comerciales y tierras agrícolas, así como otros tipos de infraestructura y bienes conexos.

La UNCTAD señala que los esfuerzos de recuperación han sido débiles y se han centrado exclusivamente en la ayuda humanitaria, y en la actualidad la renta per cápita de Gaza es inferior a un 30% a la de finales de siglo pasado. La pobreza y a inseguridad alimentaria están generalizadas, a pesar de que el 80% de la población recibe asistencia social.

El informe además da alarma sobre el estrés postraumático y las elevadas tasas de suicidio registradas en la zona a causa del “persistente” despojo de los derechos económicos, sociales y humanos. Unos 225.000 niños, más del 10% de la población total, necesitaban apoyo psicosocial en 2017.

Los expertos de la agencia aseguran que, para lograr una recuperación sostenible, se debe levantar por completo el bloqueo israelí, reunificar Gaza y la Ribera Occidental desde el punto de vista económico y superar la crisis energética, entre otras medidas, así como posibilitar que la Autoridad Nacional Palestina pueda explotar los yacimientos de gas natural que se encuentran en el mar Mediterráneo y que fueron descubiertos en los años noventa.

Otras recomendaciones es la eliminación de la restricción israelí al comercio y la inversión palestinas, que podrían hacer crecer la economía del territorio en un 10%, así como sustituir la unión aduanera actual por un nuevo marco que permita a los palestinos ejercer control pleno sobre su territorio, sus fronteras y sus políticas comerciales e industriales.

La UNCTAD presta apoyo al pueblo palestino a través de asesoramiento, estudios de investigación y de políticas, proyectos de cooperación técnica y actividades de capacitación y formación dirigidas a técnicos palestinos de los sectores público y privado.