El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (SITUAM) se mantiene renuente a continuar con las negociaciones para levantar la huelga que estalló desde el 1 de febrero, y discutir en mesa las propuestas de la representación universitaria, las cuales posibilitarían resolver un conflicto laboral que atenta contra la formación académica de más de 58 mil estudiantes de licenciatura y posgrado matriculados en el trimestre que comenzó en enero de este año.

La falta de voluntad de la organización gremial para trazar una ruta hacia la reanudación de actividades de la Casa abierta al tiempo, se ha evidenciado en la agenda que fijó después del pasado 11 de marzo –cuando tuvo lugar la última mesa de conciliación entre las partes– al haber dispuesto la realización de mítines y reuniones, alejándose del proceso de negociación para zanjar una problemática que involucra a una comunidad de 70 mil personas, incluidos alumnos, profesores-investigadores y trabajadores administrativos.

El SITUAM ha acordado un plan de acción para los próximos días que comprende convocatorias al Consejo Seccional de Delegados, postergando por segunda semana consecutiva los encuentros con los representantes de la Universidad.

En sus esfuerzos por rescatar el trimestre para los alumnos, la UAM ha atendido las observaciones del Sindicato, plasmándolas en documentos que abrirían el paso a acuerdos -los últimos fueron presentados por escrito el pasado 11 de marzo- además de que ha hecho las propuestas que presupuestalmente está en condiciones de realizar.

La UAM llama al Sindicato a volver a la mesa de conciliación con una actitud de respeto, acorde con los valores universitarios, ante la urgencia de que esta casa de estudios continúe cumpliendo, como ha sido en 45 años, con su compromiso social y la formación de profesionales en todos los campos del conocimiento.

La Universidad ratifica su plena disposición a mantener el diálogo y desarrollar acuerdos sin comprometer su viabilidad financiera –presente y futura– para que, una vez abiertas sus puertas, se aboque a ajustar el trimestre y convoque al proceso de admisión de alumnos de nuevo ingreso. Además, continuará los programas de movilidad nacional e internacional, las investigaciones en curso y los compromisos con otras instituciones, incluida la participación en foros de debate dentro y fuera del país.

La Universidad recibió dos demandas con emplazamiento a huelga por el SITUAM, una por revisión salarial y otra por cumplimiento al Contrato Colectivo de Trabajo. Un total de 580 puntos de la llamada demanda interna corresponde a diversas problemáticas detectadas por el Sindicato en las unidades universitarias y la Rectoría General.

El análisis a las referidas problemáticas derivó en más de 280 proyectos de acuerdo para atender la demanda interna que se entregaron desde el pasado 29 de enero. La Universidad respondió al primer emplazamiento con el incremento autorizado por el gobierno federal de 3.35 por ciento directo al salario de todos los trabajadores de base. Adicionalmente ofreció 3 por ciento de aumento al tabulador de trabajadores administrativos de base, académicos de medio tiempo y de tiempo parcial –lo que representa 6.45 por ciento de incremento total directo al salario– y un aumento de 4.83 por ciento al vale de despensa mensual.

Todo esto rebasa, tanto el monto de aumento por inflación del presupuesto otorgado a la Universidad como los acuerdos pactados en instituciones públicas de educación superior.

Luego de 11 reuniones plenarias, previas al estallamiento de la huelga el pasado primero de febrero, y 11 mesas de negociación posteriores, la Universidad ha presentado, desde las primeras reuniones, varios proyectos de acuerdo, que se han modificado en el transcurso de la negociación, derivando a un proyecto de Convenio General sobre los asuntos por los que el SITUAM emplazó a huelga.

También ha puesto sobre la mesa proyectos de acuerdo para mejorar el salario de los trabajadores de base y continuar con el diseño del nuevo manual de puestos administrativos de base, las condiciones en que se otorgan las prestaciones y la definición de los mecanismos para elaborar el proyecto de plan complementario de jubilación.

En cuanto a las propuestas de plazas de personal administrativo, el Convenio General considera 93 plazas de nueva creación, 29 de programas suprimidos, 41 plazas de cambio de perfil y 84 en proceso o cubiertas, lo que suma un total de 247.

La comunidad académica de la UAM ha manifestado su preocupación en el tema de la organización del trabajo universitario, vinculado con las plazas antes mencionadas, y con el hecho de que la universidad sigue cerrada sin muestras de apertura al diálogo por parte del SITUAM.