Rodolfo Guzmán Huerta, originario de Tulancingo, Hidalgo, nació el 23 de septiembre de 1917 y falleció en la Ciudad de México el 5 de febrero de 1984. También conocido como “El Santo”, fue un luchador y actor mexicano, además conocido por el sobrenombre de “el enmascarado de plata”, siendo un icónico gladiador de los encordados, famoso no sólo en México, sino a nivel mundial y un héroe de la cultura mexicana del Siglo XX.

Citando a un periodista, en apoyo a “El Santo”, dijo: “el rito de la pobreza, de los consuelos peleoneros dentro del gran desconsuelo que es Ia vida, la lucha libre es la mezcla exacta de tragedia clásica, circo, deporte olímpico, comedia, teatro de variedad y catarsis laboral”.

Fue el quinto de 7 hijos; al mudarse a la Ciudad de México con su familia, practicó béisbol y fútbol americano, pasado el tiempo se interesó por la lucha. En sus inicios tuvo que practicar jiujitsu, después lucha grecorromana y algunos de los pocos testimonios indican que incluso tomó clases de pintura. Muy emblemático, ¿no?, por eso tiene una estatua en Tulancingo, pero… y tú, ¿cómo lo recuerdas?

Fuente: http://bit.ly/2DdaXaW

Artículo anteriorTe has preguntado… ¿dónde y cuándo fue el último concierto de The Beatles?
Artículo siguienteNos pusimos #oldies y te contamos qué se estrenó hace 20 años