El Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano Grijalva, enfatizó que el PRD no va a permitir que se vulnere la autonomía de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), ante el irresponsable llamado que hizo el presidente de la República para que sus legisladores de Morena fueran por la cabeza del Auditor Superior de la Federación. “La jauría morenista no amedrentará a quienes defendemos el equilibrio de separación de poderes de la federación”.

Condenó que López Obrador pretenda dañar la imagen de la ASF que depende de la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados y no del Ejecutivo y que sus legisladores lo admitan como una orden de fusilamiento con la intención de remover al funcionario.

“No permitiremos presiones de estas características contra la autonomía de la ASF. El PRD cerrará filas en defensa de la Auditoría y de su informe. Los errores de cálculo que se hicieron sobre el costo real de la cancelación del aeropuerto no pueden desacreditar el resultado de alrededor de mil 400 auditorías que se hicieron a diversos programas por más de 67 mil millones de pesos”, enfatizó.

Zambrano Grijalva sostuvo que urge recuperar el equilibrio de poderes desde la Cámara de Diputados y evitar que se concentre todo el poder en el Ejecutivo, quien está atropellando todo lo que tiene que ver con la libertad de expresión y con la autonomía de las instituciones.

Al respecto, añadió que una de las facultades exclusivas del poder legislativo, consagradas en el Artículo 74 de la Constitución, es revisar la Cuenta Pública con el objetivo de evaluar y comprobar los resultados de la gestión financiera de cualquier entidad pública o privada, por tanto, la revisión se realiza a través de la ASF que, de acuerdo con la Ley, goza de autonomía técnica y de gestión, estipulada en el Artículo 79 constitucional.

Por ello cuestionó el hecho de que López Obrador siga denostando a la ASF y, en lugar de exigir cuentas a su gabinete, salga a defender la corrupción de su gobierno al rechazar el costo de la cancelación del NAIM que fue de al menos 331 mil 996 millones de pesos.

Finalmente, calificó de indignante que López Obrador nuevamente acuse a la prensa de “conservadora y corrupta” por el manejo que le dio a la información de la ASF y “hacer un festín en contra de su gobierno” y se atreva a amenazar a la prensa internacional por cambiar la información de que su gobierno presionó a la instancia para modificar los datos.