El PRD celebra que la SCJN ponga por delante la privacidad de las y los mexicanos: Jesús Zambrano

Política
  • Las fuerzas armadas ya no pueden intervenir las telecomunicaciones de civiles
  • Ya no se podrá solicitar información o datos personales, llamadas, mensajes ni geolocalizaciones en tiempo real o hacer revisiones a vehículos sin una orden judicial

En la sesión del Pleno del día de ayer en la SCJN las y los ministros sumaron 8 votos para alcanzar la mayoría calificada y así invalidar la atribución de las fuerzas armadas para las acciones de espionaje, al respecto, el Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano Grijalva dijo que la declaración de inconstitucionalidad de la intervención de llamadas y espionaje por parte de los cuerpos castrenses garantiza la privacidad e incluso la protección de datos personales de las y los mexicanos.

“Claro que eso sí era espionaje y no inteligencia como lo decía López Obrador, en el PRD celebramos que la Corte declarara la inconstitucionalidad de esta técnica que a todas luces no era investigación, era espionaje, porque no se le puede llamar de otra manera, ahora se necesita una autorización de un juez de control para poder realizar cateos por parte de las fuerzas armadas”, enfatizó

El voto que sumó la mayoría calificada fue del ministro Alberto Pérez Dayán y, con ello se invalidan los artículos 291, 295, 296 y 81 Bis fracción VII. Los ministros señalaron que por tratarse de un tema penal, su fallo tendrá efectos retroactivos del 17 de mayo de 2016, fecha en que entró en vigor la reforma al código militar.

“Lo que pretendían hacer es seguir lo que el titular del Ejecutivo quiere, los militares no tienen que utilizar la localización geográfica en tiempo real de los dispositivos móviles ni de poder intervenir en las comunicaciones de particulares; por eso es positiva la determinación de la Corte”, puntualizó.

Finalmente, el líder perredista reconoció el debate que están dando las y los ministros en el Suprema Corte de Justicia de la Nación para frenar la militarización del país y para que se ponga por delante un mando civil al frente de la seguridad pública, porque ya se demostró que la actual estrategia de seguridad es un rotundo fracaso.