Principal Política El PND, eje fundamental de la perspectiva de género

El PND, eje fundamental de la perspectiva de género

127
Compartir

Al inaugurar el Foro 2 “Libertad e igualdad sustantiva”, La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada María Wendy Briceño Zuloaga, expresó su disposición a escuchar las voces expertas y representantes de diversas organizaciones sociales, con el objetivo de enriquecer el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024.

Afirmó que este documento tiene que ser eje fundamental, no sólo de los siguientes seis años, sino que plantee una perspectiva mucho más amplia para México. Sostuvo que se busca el avance de todas y todos y la concreción de derechos, en el marco no sólo nacional sino también en el plano internacional de los diversos tratados que México ha suscrito.

La legisladora por Morena agregó que lo expuesto por los expertos se integrará en una relatoría que la instancia legislativa tomará en cuenta en el análisis del PND 2019-2024.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, diputado Hugo Rafael Ruiz Lustre, pidió a los ponentes, como conocedores del tema, formar parte de los planteamientos del Plan Nacional de Desarrollo y hacer valer su participación en este parlamento abierto.

La presidenta de la Comisión de Juventud y Diversidad Sexual, diputada Reyna Celeste Ascencio Ortega, mencionó que el PND tiene la finalidad de establecer objetivos y prioridades de la actual administración. “Se marcan ejes rectores de política de gobierno; es un plan exitoso por la participación de todas y todos”.

“Este ejercicio representa un análisis objetivo sobre el PND y su aprobación de acuerdo a temas específicos. Es importante establecer consideraciones de sector de jóvenes y de la diversidad sexual”, añadió.

También de Morena, Lorena Villavicencio Ayala dijo que la paridad tiene que ser el eje del PND. “Además, es indispensable garantizar un sistema nacional e integral público de cuidados, sobre temas como violencia, feminicidios, explotación sexual y trata de personas”.

Del mismo partido, la diputada Emeteria Claudia Martínez Aguilar subrayó la importancia de que el PND privilegie el interés superior de la niñez y el enfoque de sus derechos. “Debe quedar de manera visible la definición de niñas, niños y adolescentes, por lo relevante que es apoyar a esta población desde la primera infancia”.

El diputado Marco Antonio González Reyes (Morena) destacó que la Constitución refiere que siempre se procurará el interés superior de la niñez. En ese sentido, dijo, el PND incluye el compromiso de impulsar una cultura de respeto y observancia de los derechos y las garantías de niñas, niños y adolescentes.

“Queda claro que se requiere mayor atención de derechos de este sector poblacional, no sólo en el PND, sino en todas las decisiones que se tomen en el futuro. Debe contener a la niñez y adolescencia en todas sus dimensiones, con el propósito de guiar las decisiones correctas para lograr un país de derechos humanos”, comentó.

La diputada María Ester Alonzo Morales (PRI) manifestó su preocupación por cuáles serán las líneas de acción que promuevan la igualdad, al considerar que en el PND faltan indicadores, como tasas de mortalidad, maternidad y participación de mujeres en el ámbito laboral, y todo eso es vital para crear estrategias y su ejecución.

Al participar en la mesa de Igualdad de Género, la representante de ONU Mujeres en México, Belem Sans Luke, consideró al PND como una herramienta de máxima relevancia para aterrizar las políticas públicas que deben dar integralidad a la visión del gobierno. “Reconocemos que su construcción tenga escenarios de análisis de distintos sectores”.

Refirió que los ejes que el PND plantea servirán para fortalecer el desarrollo nacional los próximos años. “observamos instrumentos de política pública, así como datos específicos sobre perspectiva de género”.

Estimó que los principios rectores del PND están alineados con la agenda de desarrollo sostenible y tienen potencialidad para considerar un amplio enfoque de perspectiva de género.

No obstante, dijo que es necesario incluir la transversalidad de género en todo el plan, así como acciones específicas orientadas a mujeres y niñas. “Tiene que ser explícito el impacto, con el propósito de romper con desigualdades en la sociedad mexicana y equilibrar la sostenibilidad económica, ambiental y social”.

Resaltó que los objetivos de la agenda de desarrollo sostenible pone en el centro la igualdad de género, por lo que resulta imperante materializarlos en el PND y que el documento sea más claro en temas de igualdad.

En su turno, la antropóloga, escritora, feminista, profesora y política, Marcela Lagarde y de los Ríos, sostuvo que la igualdad no se tiene que ver como asunto de números, sino como el derecho humano que debe ser construido para que constituya la vida de las mujeres.

El PND, subrayó, tiene que observar los asuntos macro que afectan a las mujeres, como embarazo adolescente y desarrollo integral de niñas y jóvenes. “Esos temas son relevantes para transformar y erradicar la violencia en contra del género”.

Magdalena de Luna Flores, coordinadora política de la organización Pacto por la Primera Infancia, destacó la importancia de que el PND incluya diagnósticos e indicadores con perspectiva de género, para dar concreción a los programas presupuestales.

“Si eso no está en el PND no puede haber planeación y ejecución del Poder Ejecutivo. Además, avalar lo programático no contraviene el marco conceptual del plan, al contrario, fortalecería el documento”.

Agregó que el interés superior de las niñas, niños y adolescentes tiene que considerarse de forma programática y adecuar indicadores de seguimiento.

Hilda Téllez Lino, primera visitadora de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, estimó que en el tema de juventud y diversidad se debe partir de lo que señala la Constitución en su artículo primero, que claramente prohíbe cualquier tipo de discriminación por edad o preferencia sexual.

“Hay que adoptar medidas para garantizar los derechos humanos de todas las personas. También hay que establecer las condiciones de apoyo a personas en condiciones LGBTTTI, pues son víctimas de odio, agresiones físicas y acoso”.

Añadió que el PND reconoce a estos grupos poblacionales, a partir del rechazo de cualquier forma de discriminación; sin embargo, hay que hacer un gran trabajo en el ámbito social, pues el espacio donde se vulneran los derechos de estas personas es el entorno familiar.

En la mesa de Derechos Humanos, Jorge Payró Pliego, especialista en el tema, aseveró que hablar de la planeación nacional de desarrollo al amparo de los derechos humanos remite necesariamente a los principios que establece la Constitución, relativos a la obligatoriedad que tiene el Estado de incluirlos en toda su actividad gubernamental. Debe promoverlos, respetarlos y garantizarlos.

Lo anterior, dijo, implica que en toda la estructura del PND haya congruencia con lo que marca la Constitución, asimismo se respete y observe lo que incluyen los tratados internacionales de los que nuestro país es parte. Además, debe cumplir con los objetivos constitucionales del proyecto de nación, objetivos políticos, sociales, económicos, culturales y ambientales, que son la materia del análisis que realiza esta Cámara.

Respecto del objetivo 1.4 relativo a asegurar la capacitación de los integrantes de las fuerzas de seguridad en materia de derechos humanos y perspectiva de género y actuación y en apego a esto, advirtió que se requiere un doble esfuerzo.

“No necesariamente implica el establecimiento de lineamientos académicos”, sino crear herramientas de verdadera medición en su actuar, lo cual conlleva a no tolerar atropellos impunes de parte de la autoridad contra la ciudadanía”. Lo anterior, dijo, permitirá demostrar con cifras y hechos el cambio que se encuentra en marcha.

Asimismo, el emprendimiento de la construcción de la paz como eje principal de la estrategia de seguridad requiere atención prioritaria de los diferentes contextos que existen en nuestro país, el social y económico, así como de la participación de los agentes claves en materia de derechos humanos y sociedad civil.