Los venezolanos han sufrido seis años de contracción económica y tensiones políticas sociales e institucionales, situaciones de violencia localizada y el choque de la pandemia del coronavirus que han provocado un impacto sobre el bienestar físico y mental de las condiciones de vida y el entorno de protección de los siete millones de personas identificados con alguna necesidad humanitaria en 2019.

El nuevo Plan de Respuesta Humanitario para Venezuela* 2020 lanzado este miércoles por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU solicita a la comunidad internacional de donantes 762,5 millones de dólares, el triple del año pasado.

El ambicioso Plan busca brindar asistencia para los 4,5 millones de personas más vulnerables en la nación sudamericana, cuando entre enero y mayo la respuesta humanitaria ya alcanzó a más de 2,1 millones de personas.

La mayor partida presupuestaria se destinará al sector de la salud donde se prevé contar con casi 252 millones de dólares que alcanzarían a unos cuatro millones de personas. Asimismo, el Plan también incluye un apartado de respuesta a la pandemia global de la COVID-19 del que se espera recaudar 87,9 millones de dólares.

El estado de Zulia, al noroeste del país, es donde está prevista la mayor parte de asistencia humanitaria alcanzando a 901.000 personas (476.000 hombres y 425.000 mujeres), seguidos de los de Táchira con 398.000 personas, Anzoátegui con 379.000 individuos y Sucre con 361.000.

La respuesta humanitaria cuenta con tres objetivos estratégicos:

1.     Garantizar la supervivencia y el bienestar de las personas más vulnerables.

La respuesta humanitaria en este apartado busca ayudar a salvar vidas mediante intervenciones críticas en las áreas de salud, nutrición, seguridad alimentaria, protección, y agua, saneamiento e higiene, mediante cuatro objetivos específicos relacionados al bienestar físico y mental de las personas.

2.      Contribuir a la sostenibilidad de los servicios de esenciales y fortalecer la resiliencia y los medios de vida

La ayuda humanitaria se centrará en reforzar los medios de subsistencia, mantener un acceso seguro y efectivo a bienes y servicios esenciales, entre ellos salud, educación, agua, saneamiento e higiene, gas para cocinar, y protección, y garantizar unas condiciones de alojamiento dignas y seguras para las personas en movilidad, ente ellas las retornadas en el contexto de la pandemia COVID-19.

3.      Reforzar los mecanismos institucionales y comunitarios para para prevenir, mitigar y responder a los riesgos de protección.

El último objetivo estratégico de respuesta humanitaria busca contribuir a tres objetivos concretos orientados en la prevención, mitigación y respuesta a los riesgos de protección asociados a la movilidad humana, la violencia de género, y el abuso, la explotación y negligencia en la atención de los niños, niñas y adolescentes.

Desglose del Plan por sectores (en millones de dólares)

Salud: 251,9

Seguridad Alimentaria y Medios de Vida: 158,1

Educación: 106,1

Agua, Saneamiento e Higiene: 105,1

Protección: 69,3

Alojamiento, Energía y Enseres: 42,5

Nutrición: 19

Coordinación y Logística: 10,5

Total: 762,5

*El Plan fue desarrollado por el Grupo de Coordinación InterClúster, bajo la supervisión del Equipo Humanitario de País (EHP), y se fue actualizando durante este año basándose en consultas con el Gobierno de Venezuela y otras partes interesadas que incluyen a la Comisión Especial para el Seguimiento de la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional, y se tomaron en cuenta cambios importantes en el contexto por la pandemia global de la COVID-1