El plan B de Francia da sus frutos gracias a un Giroud inagotable

Deporte
  • ¿Quién necesita a Karim Benzema? Olivier Giroud marcó en dos ocasiones en el triunfo ante Australia e igualó el récord goleador de su selección.
  • Olivier Giroud fue titular ante Australia por la lesión que marginó a Karim Benzema de la Copa Mundial

  • El goleador de 36 años igualó a Thierry Henry como máximo artillero de Les Bleus

  • FIFA+ hace foco en la noche soñada por Giroud y Francia

El duelo quedó resuelto cuando el plan B de Francia dio sus frutos —y de forma espectacular—. Sin el lesionado Karim Benzema, el veterano Olivier Giroud, del AC Milan, ocupó el puesto de delantero centro de forma sublime y terminó la noche alcanzando a Thierry Henry en la cabeza de la tabla de artilleros de su selección, ya que sus dos goles contra Australia le permitieron llegar a la cifra de 51 en 115 actuaciones.

Fue una jornada en la que Giroud demostró que no ha perdido un ápice de sus habilidades. Primero, su instinto goleador lo situó en el lugar adecuado para aprovechar un balón hacia atrás de Adrien Rabiot y, más tarde, en la segunda parte, para rematar de cabeza un centro de Kylian Mbappé

De este modo se convirtió en el anotador de mayor edad de una nación europea en la Copa Mundial de la FIFA™, con 36 años y 53 días. Tras el pitido final, sus compañeros se turnaron para felicitarlo abrazándolo. Todo apunta a que puede dejar Catar siendo el máximo realizador en solitario de Les Bleus.

Mbappé ya ha dicho lo mucho que le gusta jugar con Giroud, y no es de extrañar, como pudo verse en el exquisito toque con el que habilitó al delantero del París Saint-Germain, quien envió un potentísimo disparo que a punto estuvo de colarse en la segunda parte. La presencia de Giroud en el área también influyó en el primer tanto en el Estadio Al Yanub, cuando atrajo a dos defensas y dejó espacio para que Rabiot pudiese rematar de cabeza.

Rabiot, como se recordará, rechazó la oferta de un puesto en la lista de reserva de Didier Deschamps para Rusia 2018, por lo que a buen seguro estará apreciando doblemente ahora esta oportunidad de actuar en la gran cita. Y ha sabido sacar el máximo partido, al convertirse en el primer francés desde Christophe Dugarry en Francia 98 que registra un gol y una asistencia en su debut en el Mundial. La asistencia se produjo cuando forzó un error de Nathaniel Atkinson y dio el pase atrasado para Giroud.

En este primer compromiso de Francia en el Grupo D hubo otra acción que nos retrotrajo a 1998: el testarazo con el que Kylian Mbappé sentenció la contienda significó que, por primera vez desde la final de aquel verano, Francia había marcado dos goles de cabeza en un choque mundialista. Mbappé pudo haber ampliado su cuenta particular, ya que Antoine Griezmman, ubicado en una posición más retrasada en el mediocampo de tres hombres, le puso en bandeja dos sensacionales balones, que no llegaría a aprovechar.

Como en el caso de Benzema, es justo decir que el equipo no acusó la ausencia de Paul Pogba. También hubo otro sustituto que dejó su impronta, Theo Hernández, quien suplió a su hermano Lucas, lesionado. Junto con Mbappé, ayudó a Francia a imponerse por la banda izquierda, siendo un quebradero de cabeza constante para el flanco derecho de la defensa australiana. Aún se desconoce la gravedad de la lesión del mayor de los Hernández, pero lo que sí se sabe ya es que Deschamps al menos tiene un plan B.