El Pilares “Rita Guerrero” con la única escuela de rock gratuita

Cultura
  • De lunes a sábado se imparten clases para aprender canto, y tocar instrumentos como guitarra acústica, guitarra eléctrica, bajo, batería y teclado; recibe, cada día, entre 25 y 30 usuarios de todas las edades

Ismael González Miranda, líder coordinador del Punto de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES) “Rita Guerrero”, informó que esta sede aloja una escuela de rock, única en su tipo en la Ciudad de México.

“Se imparten clases para aprender a cantar y tocar rock”, precisó.

Se trata de una iniciativa del gobierno capitalino que busca implementar cinco escuelas de música en la ciudad, una de ellas, es la Rita Guerrero.

Apenas en noviembre pasado este centro comunitario se renombró en homenaje a la icónica actriz y cantante del rock nacional, acotó.

La escuela es la única de iniciación musical en la urbe. “Tiene un gran valor, pues el hecho de acercar el canto e instrumentos musicales como el teclado, la batería, el bajo y la guitarra a niños, jóvenes, adultos y adultos mayores es algo verdaderamente innovador”.

Más que un género musical, el rock es un estilo de vida, una actitud, mencionó el también licenciado en Derecho.

La asistencia ha sido tan numerosa, que actualmente se imparten clases de lunes a sábado, de 10 de la mañana a 8 de la noche. El equipo está integrado por 20 guitarras acústicas, 10 eléctricas, seis bajos eléctricos, tres baterías y nueve teclados.

Con respecto al personal docente, González Miranda indicó que la plantilla está constituida por nueve profesores: dos de canto, dos de bajo eléctrico, dos de guitarra acústica, dos de guitarra eléctrica y uno de teclado. “La mayoría son egresados de la Escuela de Música del Rock a la Palabra, ubicada a un costado de la Secretaría de Cultura”.

“Aquí recibimos a cualquier persona, de cualquier edad, con intenciones de acercarse a la música, sea para cantarla o para tocar determinados instrumentos”.

González Miranda aprendió canto operístico en la Facultad de Música de la UNAM, pero se ha enfocado y dedicado al rock desde hace 15 años.

Impulsor de bandas musicales independientes, resaltó que la escuela no sólo imparte clases del género a la comunidad, sino que apoya a nuevos talentos.

Al respecto, comentó que este centro comunitario “pretende tejer alianzas con la iniciativa pública y privada, para difundir el talento hecho en México y en cualquier parte del mundo. La música es un lenguaje universal”, refirió.

Otra manera de ofrecer apoyo, dijo, es haciendo uso de las más de 20 cabinas de grabación, distribuidas en algunos PILARES. “Ahí se pueden producir y grabar materiales de las personas interesadas en hacer una carrera musical”.

Docente de talleres de canto y guitarra en otras sedes ubicadas en las alcaldías Cuauhtémoc, Iztacalco y Benito Juárez, González apuntó que todas las artes pretenden llegar al cielo, pero la música desciende de él. “Sería muy raro encontrar en el mundo a una persona que no le guste la música”, recalcó.

Antes de convertirse en un PILARES, el lugar era utilizado como basurero, pero “gracias a la gestión de la ex mandataria capitalina, la doctora Claudia Sheinbaum, se convirtió en un parque público, y después, en un centro comunitario que en febrero próximo, cumplirá dos años en operación.

“Se trata de un Punto con diferentes accesos, provenientes de las distintas avenidas que rodean el lugar”.