El trabajo de las mujeres en México aporta a la economía nacional cerca de 60 mil millones de pesos al día. Sin embargo, estas se desenvuelven más en la informalidad donde representan el 70 por ciento, es decir, sólo tres de cada 10 mujeres participan en el mercado laboral formal. Pero si la tasa de participación fuera la misma que la de los hombres (7 de cada 10) el PIB del país crecería en 70 por ciento para 2025.

Así se puso de manifiesto durante la realización del Foro Virtual “La Mujer, Nueva Cara del Sindicalismo en México y Latinoamérica”, organizado por la CONFEDIN (Confederación de Equidad e Integración Nacional), que encabeza la doctora Lourdes Valdés Galán.

Con la presencia y participación virtual de 2 mil 300 de líderes sindicales y empresariales de México, Argentina, Colombia, Canadá y Estados Unidos, entre otros países, se destacó el Nuevo Modelo Laboral del actual gobierno de la República el cual ha permitido impulsar la presencia de las mujeres en la vida sindical y aumentar su actividad como lideresas de trabajadores al establecer la obligación de que toda directiva se conforme bajo el principio de paridad de género.

Lourdes Valdés Galán en su intervención durante el evento celebrado en el Club de Banqueros de la Ciudad de México, hizo un amplio reconocimiento a la firma del convenio 98 de la OIT del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de 70 años en que nuestro país se negó a suscribirlo, con lo que se están mejorando las condiciones laborales y económicas que permitirán el desarrollo integral del país.

Resaltó, la Reforma Laboral establece una mayor presencia de mujeres en la vida sindical y aumentar su actividad como lideresas de trabajadores. En particular el artículo 358, párrafo dos de la Ley Federal del Trabajo que establece que los procedimientos de elección de las directivas sindicales se deberán ajustar a reglas democráticas y de igualdad de género y al artículo 371, apartado IX bis que señala la obligación de los sindicatos para establecer en sus estatutos que en la integración de las directivas sindicales se planteará la representación proporcional en equidad de género, es decir, igual número de mujeres y hombres sobre el total de carteras existentes.

Con esto, dijo, se pretende que la presencia de las mujeres en el mundo sindical crezca. Actualmente es solo del 8.67 por ciento del total de organizaciones gremiales. Es decir, tienen 275 secretarias generales de sindicatos, mientras 2 mil 891 hombres dirigen organizaciones sindicales; en cuanto a las federaciones, solo hay solo 39 secretarias generales, ante 493 encabezadas por varones; por  lo que toca a  las confederaciones, en 46 hay secretarios generales, mientras que solo una es dirigida por una mujer, que es el caso de la CONFEDIN.

De acuerdo con datos del INEGI, las mujeres trabajan 3 millones 500 mil horas al año, mientras que los hombres un millón de horas menos; pero a partir de 2018 el trabajo de las mujeres se ha incrementado, por lo que es momento de cambiar la perspectiva del papel femenino; es momento de la verdadera equidad.

Señaló que es injusto que mientras la participación de las mujeres en la vida productiva del país que es del 50 por ciento e incluso hasta del 90 por ciento en la industria maquiladora, sobre todo en el ramo textil, el salario para ellas sea 30 por ciento menor e incluso sus delegados sindicales son hombres.

Cabe destacar que, de no cumplirse con este nuevo orden laboral, se podría cancelar el T-MEC, con las graves consecuencias que esto acarrearía a nuestro país.

Otro elemento de la reforma es la negociación colectiva con lo que se terminan los contratos de protección. Ahora, un sindicato tiene que probar que al menos el 30 por ciento de los trabajadores están de acuerdo con la representación.

Durante el foro se insistió en destacar el hecho de que México, el 23 de noviembre de 2018, ratificó el convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva de 1949. (Número 98). Con ello nuestro país ratificó ya los ocho puntos fundamentales de la OIT, y se convirtió en el 166 Estado miembro de la OIT en adoptarlos. Luego de 70 años de evitarlo, México lo firmó y con ello puso de manifiesto su fuerte compromiso con el multilateralismo, así como su empeño en lograr, junto con los interlocutores sociales, las condiciones laborales y económicas que permitan el desarrollo integral del país.

Entre los participantes Judith Guerra Aguijosa, representante de Mujeres Empresarias en México, se refirió a los retos que enfrentan industrias y sectores en los que no ha habido apertura sindical y es que muchos de estos siguen recurriendo a elecciones a mano levantada y el dedazo, con lo que pretenden conservar el poder y los beneficios económicos.

Por su parte, la representante sindical de los Estados Unidos, Angélica Mora Kuri, destacó que se impulsará trabajo conjunto con México y Canadá para avanzar en una mayor participación de las mujeres, pero vinculada con el desarrollo en las habilidades que se requieren en el mercado laboral encaminadas a las nuevas tecnologías.

En su oportunidad Olga Ballinas, representante sindical de México, recordó que en nuestro país hay un cambio en la legislación y que con el T-MEC se busca dar una mayor estabilidad laboral.

Valeria Carreras Uma, líder sindical en Argentina, expuso que las legislaciones laborales han permitido que se avance en la paridad de género en las dirigencias sindicales; sin embargo “en el proceso junto con empresas, sociedad y gobierno tenemos que implementar una verdadera cultura de la paridad de género que se viva y se sienta en todos los ámbitos”.

En representación del presidente de la Comisión del Trabajo, del Senado de la República, Napoleón Gómez Urrutia, habló Ana Jimena Nieto Tafoya, quien sostuvo que los legisladores trabajan en varios cambios, entre los que destacan la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Asimismo, se buscan mayores niveles de oportunidad en sectores que hoy están dedicados exclusivamente a los hombres, como política, finanzas y área automotriz, y ampliar el panorama laboral para mujeres en todos los rubros, ya que hoy se vive un encasillamiento para las féminas en el segmento médico, turístico, comercio y manufacturas.

En el Foro también participaron Estefanía Tapia Marchina, en representacion de la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier;  Marcela Heredia, representante de la Cámara Mexicana de la Industria Automotriz y Mercedes Poiré Romero, rectora de la Universidad del Valle de México campus Chapultepec, La clausura del evento corrió a cargo del magistrado Alan Eduardo González Zebadua.

Artículo anteriorRodolfo Ritter rememorará a Manuel M. Ponce con recital dedicado al compositor mexicano en el Palacio de Bellas Artes
Artículo siguienteProyecto de rehabilitación Línea 12, con fe notarial, proponen panistas