El performance es una manifestación teatral con contenido político extendido por América Latina y en México aborda aspectos sobre justicia y libertad, con un marcado acento en la improvisación, afirmó José Alfredo Ruiz Ramos en el programa La Metro en el Metro: Un paseo por el conocimiento, organizado por la Coordinación General de Difusión de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al dictar la conferencia El performance, una forma de protesta en América Latina, el actor refirió que el arte tiene la capacidad de generar la esperanza en un futuro mejor, pues “en un país paternalista como México, en el que mucha gente cree que el presidente va a cambiar todo –lo cual no va a ocurrir– la transformación debe venir de nosotros, desde las bases”.

El egresado de la Unidad Iztapalapa de la UAM, que practica el “artivismo”, acrónimo de la combinación de las palabras arte y activismo, es decir, arte con contenido político explícito, presentó un performance sobre los desparecidos en el país, con el cual pretende tocar “emociones para generar acciones y que mi puesta en escena no se quede sólo en conmoverlos sino, que los lleve a la participación social”.

En la muestra escenificada en el pasaje Zócalo-Pino Suarez del Sistema de Transporte Colectivo-Metro, Ruiz Ramos recreó el sepelio de una persona cuyo paradero se desconoce y el dolor de una madre que busca a ese ser querido.

Para tal efecto usó velas, zapatos, prendas de vestir y humo, además de fotografías de jóvenes desaparecidos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, con la canción de La llorona como fondo musical.

El acto, dedicado al hermano de su amigo Bruno Avendaño, desaparecido el 10 de mayo de 2018, “tuvo la intención de no olvidar a nuestros hermanos, pues los desaparecidos representan una realidad que viven muchas familias en México y el performance busca ser luz y energía”.

Este arte, como expresión artística, tuvo un gran auge en Argentina a partir de la segunda mitad del siglo pasado como respuesta a las dictaduras que asolaron aquel país, mientras que en México esta forma de hacer teatro se lleva a las plazas públicas y a las comunidades.

José Alfredo Ruiz Ramos es profesor de Historia en una escuela secundaria en Chimalhuacán, Estado de México, y como parte de sus tareas promueve las artes escénicas entre los estudiantes.