Durante el primer semestre de 2020, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) emprendió la reestructuración financiera en busca de obtener mayores recursos económicos, indispensables para invertir en necesidades apremiantes de equipamiento, fortalecimiento del primer nivel de atención, ampliación y restauración de la infraestructura hospitalaria con más de 50 años de servicio.

La administración del Instituto, a cargo de su Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda, tuvo logros significativos en estos rubros, como la aprobación en la Junta Directiva para invertir 5 mil 389 millones de pesos de las reservas financieras en equipamiento de 140 unidades médicas en todo el país, lo que contribuirá a abatir el rezago quirúrgico que ya existía y aumentó por motivos de la pandemia COVID-19.

Para fortalecer el primer nivel de atención y consolidar el modelo de salud preventivo, al inició del presente año se invirtieron 122.5 millones de pesos en la compra de 3 mil 813 equipos básicos para unidades médicas de medicina general y familiar de Chiapas, Guerrero, Estado de México y Ciudad de México, donde se identificaron las necesidades más apremiantes.

Simultáneamente se reestructuró y fortaleció la infraestructura del sistema de Telemedicina con 174 equipos, para agilizar el acceso a consulta en 15 especialidades y subespecialidades médicas de mayor demanda a pacientes atendidos en unidades médicas de localidades lejanas, vinculándolos con 14 Hospitales Regionales y con el Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”.

El titular del Instituto también puso en marcha estrategias de reestructuración financiera para recuperar el pago gradual del adeudo histórico de 60 mil millones de pesos por cuotas y aportaciones al organismo por parte de los gobiernos de los Estados, que fue tolerado en administraciones anteriores y que ha afectado sus finanzas.

En este sentido, formalizó tres convenios de compromiso de pago con los gobiernos de San Luis Potosí, Baja California y Guanajuato.

En el marco de la Junta Directiva del Instituto, la Secretaría de la Función Pública se comprometió a respaldar y apoyar las gestiones ante el resto de los gobiernos estatales, para que asuman formalmente esta responsabilidad y establezcan un plan de pago.

Antes de que se diera a conocer el primer caso de COVID-19 en nuestro país, Luis Antonio Ramírez Pineda recorrió las clínicas y hospitales generales de la Ciudad de México, Chihuahua, Colima, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Durante las visitas de trabajo, supervisó los servicios, verificó operatividad de nuevo equipamiento, informó a directivos y trabajadores de las acciones emprendidas para enfrentar los retos en salud, les sensibilizó sobre la optimización de los recursos, atendió problemáticas urgentes y los exhortó a trabajar enfocados en mejorar la atención a los derechohabientes con los recursos disponibles.