El Gobierno de la Ciudad de México ha brindado alojamiento, atención médica y alimentación a más de seis mil 700 personas en el albergue temporal instalado en el Estadio Jesús Martínez “Palillo” sin ningún incidente, hasta ayer cuando se le retiró el apoyo a un grupo de 20 extranjeros que rechazaron cumplir con las reglas de convivencia pacífica, protección civil, seguridad y no consumo de drogas y alcohol.

Así lo señaló Arturo Medina, subsecretario de Gobierno de la capital, quien comentó que este grupo de migrantes tenía el acompañamiento de 10 personas mexicanas de una organización, quienes los respaldaron en el incumplimiento de las reglas establecidas al interior del lugar.

Destacó que este proceso de atención a la población migrante ha contado en todo momento con el acompañamiento de personal de la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

Sobre la detención de migrantes, realizada al exterior del albergue por elementos de la policía, el servidor público dijo que es deber de los uniformados salvaguardar la seguridad de los habitantes de la Ciudad.

Señaló que se registraron constantes quejas de los vecinos de la colonia Puebla, ubicada frente al Estadio, por violaciones a la Ley de Cultura Cívica y conductas inapropiadas de las personas migrantes alojadas en el albergue temporal.

Al interior del albergue, aseguró, todo transcurre en calma y se encuentra garantizada la atención de los visitantes, hasta que retomen su camino hacia Estados Unidos.