Principal Internacional El gobierno de Cuba viola su propia ley al hacer campaña por...

El gobierno de Cuba viola su propia ley al hacer campaña por el “sí” y al mismo tiempo reprimir la promoción del “no”

226
Compartir

MADRID.- El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid, denunció hoy que el gobierno de Cuba viola su propia Ley Electoral al hacer campaña política por el “sí” y al mismo tiempo reprimir la promoción legal del voto por el “no” y la abstención, de cara al referéndum constitucional del 24 de febrero.

“Los artículos 171 y 172 de la Ley electoral vigente en Cuba prohíben las campañas políticas, individuales o grupales, y las califican como ‘demagogia y politiquería’. Sin embargo, el gobierno cubano —dueño de todos los medios de comunicación— ha desplegado una campaña obligatoria de voto por el ‘sí’ y ha reprimido a los ciudadanos que se pronuncian por el voto negativo y la abstención”, precisó el OCDH.

Durante siete meses de campaña por el referéndum, no ha sido publicado un solo artículo en la prensa oficial que proponga el NO o la abstención. “Esto viola los estándares internacionales en materia electoral, que precisan el acceso igual de todos los candidatos y/o propuestas a los medios masivos de comunicación en cada país”, añadió.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos condena la oleada de arrestos arbitrarios, allanamientos de casas de activistas de derechos humanos y la confiscaciones a activistas que han manifestado públicamente sus reservas y cuestionamientos a la nueva Constitución. Las más recientes son los allanamientos a la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), en Santiago de Cuba, una organización pacífica que promueve el NO, y de otras diez casas en Santiago de Cuba y La Habana. Los allanamientos incluyen confiscación de todos los instrumentos y materiales de trabajo.

En la sede de UNPACU, el gobierno confiscó 623 planillas de observadores de la sociedad civil para el referéndum. El OCDH denuncia que la arbitrariedad de la policía política en Cuba coloca en riesgo la integridad física de los observadores de la sociedad civil. La sede de UNPACU y las casas de sus activistas continúan sitiadas por efectivos policiales. Por otra parte, también han sido detenidos 23 activistas del Foro Antitotalitario Unido (FANTU). Miembros de la Red de Apoyo al Observatorio Cubano de Derechos Humanos son vigilados por la policía política.

El OCDH ha denunciado en los últimos meses la represión contra las posiciones del NO y la abstención, pero no ha recibido respuestas. En carta remitida a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, el 3 de enero del 2019 señala: “Esta constitución ha sido redactada mediante un proceso totalmente controlado por el Partido Comunista, excluyendo de manera sectaria a la gran pluralidad política, social, cultural y religiosa que hoy existe en la sociedad cubana”.

Cuarenta y cinco días después, el OCDH no ha recibido respuesta a su carta a Bachelet.