Principal Cultura El escritor y abogado Jason Flores-Williams compartió su obra con internos de...

El escritor y abogado Jason Flores-Williams compartió su obra con internos de Santa Martha Acatitla

49
Compartir

Las últimas sonrisas de los niños en su hora de recreo se fugaron de la Escuela Primaria Lic. José María Lafragua. Su barullo llama la atención sobre el muro, en donde cuelga una placa con letras desgastadas que apenas pueden distinguirse debajo del óxido y del implacable sol. Justo enfrente, detrás de kilómetros de púas, torres y accesos controlados, el abogado y escritor Jason Flores-Williams ingresó a la sala de lectura del Módulo de Alta seguridad (Diamante) del Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla, donde compartió con los internos la experiencia que lo llevó a escribir Niño de la guerra, una memoria, en la que retrata la época de su vida adolescente y la desintegración paulatina de su familia.

El ciclo Leamos juntos, que organiza la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), lo invitó a este lugar, donde 37 hombres escucharon con atención la forma en que Flores-Williams retrató en Niño de la guerra a su familia, que gozaba de una buena posición social y económica cuando tuvo que vivir el proceso penal de su padre, Drake Williams, acusado por el gobierno federal estadounidense de tráfico de drogas.

“He tenido mi vida en o alrededor de cárceles. Para mí estos hombres son simplemente humanos y hoy vimos esto, sentí una relación entre los hombres muy cercana, porque no veo la diferencia que hay entre la gente de la calle y la que está en prisión; es una delgada línea.

“Para mí la gente es gente y no me importa qué o dónde está, así sea la prisión. Yo veo en los ojos de los hombres que están recluidos una necesidad de hacer relaciones y conectar con personas libres, y tengo un gran respeto por los hombres en la cárcel, eso es muy importante”, expresó Flores-Williams.

En su trayectoria en Estados Unidos, Flores-Williams se ha destacado como un abogado singular. Ha defendido a personas y grupos de personas que han sido acusados por tráfico de drogas, y esos mismos ingresos le han permitido plantarle cara al sistema, porque también defiende gratuitamente a las personas en situación de calle.

“Los efectos de la cárcel es que separan a las familias y dañan la mente del prisionero. En Estados Unidos dicen: ‘Ok, culpable, vas a prisión’, pero no es común en el pensamiento de los estadounidenses pensar en la afectación y las implicaciones a la familia, a otras personas y a la comunidad.

“El encarcelamiento destruye a las personas y su mente, trae daños para toda la comunidad. Entonces pensé que mi historia podría relacionarse con la de los reclusos y quise compartirla”, expresó el abogado.

En la lectura también estuvo César Abraham Flores Sandoval, director del Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla.

“La gente dice: por qué lees o por qué das una lectura en la cárcel, y respondo: siempre he creído que la función del artista es alcanzar y construir conexiones entre todas las personas y esto hoy no debe ser la excepción. Hoy es una regla, debe ser normal para un artista”, agregó el estadounidense.

Con el sol a plomo cayendo sobre su cabeza rapada cruza la puerta de salida. Enfrente comienzan a salir de la primaria los niños que ven al reclusorio como parte de la cotidianidad de su barrio.

Jason Flores-Williams (Los Ángeles, 1969) es un destacado abogado y autor, cuyos escritos y trabajo legal enfrentan la alienación y la injusticia de los Estados Unidos. Ha colaborado en The New York TimesThe Washington Post, la CNN, la BBC y en Vice Network. Sus novelas, su trabajo y su vida se basan en la lucha por encontrar sentido y libertad frente a un sistema corrupto. Su abuelo, William Flores, cruzó el río desde México y se convirtió en un líder de la lucha por la dignidad latina en Estados Unidos.

De enero a mayo de 2019 se han llevado a cabo nueve sesiones en centros de reclusión. El ciclo Leamos juntos tendrá su próxima sesión el lunes 27 de mayo a las 11:00 horas, cuando la escritora Jazmina Barrera acuda a la Penitenciaria del Distrito Federal.