Principal Cultura El envase es un factor relevante en comercialización de productos

El envase es un factor relevante en comercialización de productos

120
Compartir

El envase es una pieza fundamental de la mercadotecnia cuya variedad inmensa de formas, colores, materiales y técnicas de impresión dan al diseñador un campo de acción sin límite para la creatividad, explicó el maestro Jorge Alberto Jacobo Martínez, investigador en la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante el Segundo Congreso de Envase y Embalaje AMEE-UAM, el especialista aseveró que prácticamente todo producto en el mercado de consumo popular requiere ser empaquetado para poder ser comercializado, por lo que la industria está en crecimiento y ofrece oportunidades de empleo en el campo del diseño de embalaje.

La producción de la industria llegó a cerca de 12 millones de toneladas distribuidas en diversas empresas, lo que significó para México un valor de venta de 14 mil millones de dólares y representa 1.7 por ciento del Producto Interno Bruto, “de tal suerte que las probabilidades de desarrollo profesional están ahí presentes”.

El profesor de la Licenciatura en Diseño Industrial reconoció que el aumento en la producción va a requerir de profesionales que den solución a los nuevos requerimientos, ya que un embalaje mal diseñado puede provocar trastornos graves: pérdida total del producto, gastos innecesarios en los inventarios, retrasos en el manejo de materiales o deficiencia notable en el mercado.

El envase y el embalaje constituyen entre 40 y 60 por ciento del costo de un producto, por lo que constituyen el elemento más caro de la fabricación y la comercialización.

Los motivos racionales o emocionales que tiene el consumidor para obtener determinado artículo obligan a que el proveedor identifique la exigencia; determine la calidad de los artículos disponibles en relación directa a la necesidad, y establezca una base para la cantidad.

Al dictar la conferencia El campo profesional del diseñador del envase, el docente señaló que el empaquetado tiene la misión de proporcionar toda la información que el consumidor requiere y sus objetivos son también dar presentación y tipificación al producto; protegerlo del medio ambiente; garantizar que cumpla con las especificaciones; facilitar el embalaje, e identificar si la mercancía puede o no permanecer a la vista.

La industria debe contemplar políticas económicas de reducción de costos y espacio, utilizar materiales existentes y fáciles de adquirir que vayan de acuerdo con su calidad, además de identificar cuándo es necesaria la impresión y contemplar esa factibilidad. Además debe realizarse un estudio en el cual se contemple la cantidad de material a utilizar para que sea estrictamente el preciso.

Veinte por ciento del enfoque que se le dé al envase es simbólico pues son objetos de servicio y su fin es el de comunicar de manera visible. Otro tanto se enfoca a la estética como es la distribución de colores, contrastes y combinaciones, el arreglo de tipografías y el diseño de logos, logotipos y lote.

El valor restante –y de mayor importancia– es el utilitario ya que es sumamente indispensable que el producto se mantenga con sus especificaciones de calidad originales, concluyó el maestro Jacobo Martínez.