El Dirigente Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) Ángel Ávila Romero exigió al Gobierno Federal ofrecer más garantías para ejercer el periodismo libremente y se castigue a los asesinos de periodistas, pues al día de hoy su actividad sigue tan vulnerable como en los gobiernos pasados.

El dirigente perredista sostuvo que el crimen organizado y el poder político son los dos enemigos más peligrosos para esta profesión, por lo que exigió al gobierno federal acabar con la impunidad y garantizar su protección, de lo contrario, estaríamos a un paso de regresar a los tiempos de los gobiernos autoritarios, “hoy más que nunca se debe defender la libertad de prensa”.

Aseguró que México ya se caracteriza por ser uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, pues según la organización Reporteros Sin Fronteras, nuestro país ocupa el lugar 144 de 180 países de riesgo. Bajo esta clasificación, en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador van 15 periodistas asesinados.

“El tema de la libertad de prensa es para el PRD uno de los temas centrales en cualquier régimen democrático, pues debe ser resguardada por acciones del Estado Mexicano con el fin de permitir la libertad de expresión y el debate de las ideas”, subrayó.

El integrante de la Dirección Nacional Extraordinaria afirmó que desgraciadamente México sigue siendo el país más peligroso para ejercer el periodismo y se ha convertido en una de las profesiones con mayor riesgo, por ello, exigió que el gobierno federal deje de señalar sin pruebas a los periodistas, pues como dice el presidente “la calumnia cuando no mancha tizna”.

Añadió que el trabajo de los periodistas ayuda a que se conozcan los distintos puntos de vista de los actores y sectores de la sociedad y contar con un debate razonado y veraz.

Por ello, hoy más que nunca la libertad de prensa es necesaria en México y reconocer el sacrificio de los profesionales de la información, en medio de un gobierno autoritario que no le gusta que lo cuestionen, que revisen el ejercicio de su gobierno o que le señalen sus errores.