Para proteger el derecho a la autodeterminación y de pertenencia voluntaria de los pueblos y barrios originarios de las alcaldías de Xochimilco y Tláhuac, Circe Camacho Bastida, legisladora del PT, presentó ante el Congreso local la iniciativa con proyecto de decreto para modificar los límites geográficos de la colonia Olivar Santa María y de los barrios de San Sebastián y San Isidro del pueblo de Santiago Tulyehualco, Xochimilco.

La legisladora expuso que el problema “se originó cuando el Consejo General del entonces Instituto Federal Electoral aprobó en febrero de 2013 los acuerdos que modificaron la cartografía electoral en relación con los límites territoriales de dichas demarcaciones”.

Dicho consejo, mencionó la diputada durante su intervención en tribuna, estableció que la colonia Olivar Santa María y los barrios San Sebastián y San Isidro del pueblo de Santiago Tulyehualco “dejarían de pertenecer a la delegación Xochimilco para formar parte de la delegación Tláhuac”

Puntualizó que estas adecuaciones “se realizaron sin considerar las tradiciones históricas, territoriales, políticas y culturales que conforman la identidad de los pueblos originarios de la Ciudad de México”.

La legisladora comentó que esta iniciativa subsanará una falla administrativa, aprobada sin considerar el sentir de las comunidades, quienes desde hace mucho tiempo han expresado su desacuerdo ante diversas instancias, sin que hasta la fecha hayan encontrado una solución a su demanda, además que dará certeza jurídica a los habitantes de la ciudad de que sus derechos sean respetados.

Impulsan iniciativa para producir energía eléctrica con residuos sólidos

El grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México presentó, a través de la legisladora Alessandra Rojo de la Vega Píccolo, la iniciativa para desarrollar, adoptar y ejecutar tecnologías limpias para la generación de energía eléctrica a partir de la recolección de los residuos sólidos urbanos generados en la capital.

La diputada destacó que desarrollar “estas alternativas y evitar que los desechos sean enviados a los rellenos públicos permitirá aprovechar y producir energía con bajos niveles de bióxido de carbono, beneficiando al medio ambiente, la salud de los habitantes, además de que se aprovechará para el funcionamiento de los servicios públicos como el transporte colectivo Metro, luminarias o plantas de tratamiento de agua de la ciudad”.

Rojo de la Vega Píccolo argumentó que “el mal manejo de los residuos está vinculado con la falta de políticas públicas. Por ello es importante fomentar en la sociedad una cultura de separación de los residuos que faciliten el reciclaje y la valorización de los mismos”.

Recordó que un mal manejo de gestión de los residuos afecta la imagen urbana y provoca la acumulación de basura en las calles y espacios públicos, lo que representa un impacto mayor especialmente en temporadas de lluvias al obstruir el drenaje, lo que afecta la infraestructura y genera gastos adiciones para el gobierno y los contribuyentes.

Artículo anteriorDetecta y cierra SENASICA cuatro brotes de la enfermedad de Newcastle
Artículo siguienteJóvenes Construyendo el Futuro recibirán capacitación en habilidades tecnológicas