Con un viaje a través de la historia del jazz, los músicos Joyce Tafoya e Ian Franco, alumnos de la Escuela Superior de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, ofrecieron una tarde de melodías en la Casa Venustiano Carranza del Complejo Cultural de Los Pinos el pasado fin de semana.
La intención de esta participación en Tardes de jazz, comentó en entrevista Joyce Tafoya, fue ofrecer “un poco de la historia de este género, a través de la selección de piezas. El jazz tiene muchos estilos distintos, entre ellos el blues y el bebop. En esta ocasión, tocamos canciones de Charlie Parker, Gregory Porter y otros autores de la época de las big bands”.
Para Joyce, quien estudia la especialidad de canto en jazz, no hay géneros malos, pues considera que eso depende de la ejecución: “El canto clásico y el jazz son distintos, cada uno tiene sus complejidades. No hay malos géneros o menores, sino bien tocados o mal tocados. El jazz es distinto, es más libre”.

En el jazz te ponen frente a los acordes y con la voz improvisas —mencionó Tafoya—, esto es algo que no sucede con otros géneros, ya que tienen una estructura predeterminada; ésta es una de las razones por la que nos gusta tanto, es tan llamativo que decidimos estudiarlo: lleva nuestra creatividad al máximo a través de nuestro instrumento, que en mi caso es la voz.
Joyce Tafoya dijo que le interesa continuar la difusión del jazz: “La idea es difundirlo más en México, porque es un género con el cual el público no suele sentirse familiarizado; le tiene un poco de miedo, le suena muy difícil. Solo hay que escucharlo sin prejuicios”.
Sobre su carrera, explicó que “no es una cosa fácil. La música no es sencilla, pero es arte y es lo que me gusta hacer. Como cualquier profesión, tuve que pasar por un proceso de admisión, con tres años de preparación para cursar la licenciatura, que durará siete años.
“Esos siete años son parte de un periodo en el que convivo con personas que se dedican a la música que me gusta y con maestros que conocen mucho sobre el tema. Conectar con otros especialistas es un gran impulso”, agregó.
En su momento, Ian Franco comentó que el jazz es un mundo musical que poco a poco se ha abierto espacios. Sobre su relación con dicho género desde la práctica guitarrística, dijo que lo importante es conocer el abanico de estilos que tiene, así como revisar el aspecto técnico.
Próxima presentación en el Complejo Cultural
Como parte de las Tardes de jazz, el próximo sábado 22 de junio, a las 14:00, tocará el turno a la agrupación Mapache Quintet, que interpretará distintas piezas de su repertorio en la Casa Miguel Alemán del Complejo Cultural de Los Pinos. La entrada es completamente gratuita.