El banquete, de Pierre Valls, una invitación a reconfigurar las relaciones sociales mediante la degustación

Arte, ciencia, tecnología y experimentación, son cuatro rubros temáticos que han definido desde el año 2000 al Laboratorio Arte Alameda y un claro ejemplo de esta fórmula es la exposición El banquete, de Pierre Valls, que se inaugurará mañana sábado a las 12:00 horas.
A diferencia de otras exposiciones similares, la de Pierre Valls (Francia, 1977) no sólo es una invitación a acudir a un espacio y observar una instalación, sino que reutiliza al museo para generar nuevas relaciones sociales y fortalecer las ya existentes, explicó Iván Mejía.
En conferencia de prensa, el curador aseguró que “la carga de energía social es la que hará posible la realización de esta exposición” organizada por la Secretaría de Cultura, a través del recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).
Aclaró que la muestra no hace alusión a El banquete, de Platón, sino que consiste en la degustación de alimentos y en el acto de crear conversación, es decir, que el artista retoma a la mesa como el lugar donde se reconfigura lo social. Detrás de los actos de cocinar y alimentarse se encierra la historia de la humanidad.
Para el curador, en los banquetes se conciben proyectos políticos reales, por eso al artista expositor se le ocurrió la idea de utilizar la mesa como un lugar para conversar tranquilamente las circunstancias políticas y sociales por las que estamos atravesando los mexicanos en este momento.
Señaló que a Valls le llamó la atención mostrar cómo es que se van “cocinando” los proyectos políticos de izquierda, sobre todo en América Latina. Luego de vivir en Francia y radicar ahora en México, quería saber qué estaba pasando en todo el continente y por qué la gente votaba por los partidos de izquierda.
A raíz de esa idea, Pierre Valls investigó sobre los gobiernos de izquierda que se instalaron en Brasil, Ecuador y ahora México. Más tarde descubrió que estos gobiernos tienen un eco en la Revolución Rusa de 1917, la cual no se ha podido borrar. “Esta es una idea que aún no se desvanece de su cabeza”.
Respecto a la muestra, refirió que a Valls le interesa conocer la opinión de los ciudadanos, de ahí que la exposición “no sea vertical, en la que sólo intervienen el curador, el artista y la institución, sino que está abierta a todo el que quiera debatir en la mesa sobre política, pero sin caer en lo académico o lo intelectual”, dijo el curador.
Por su parte, el artista expositor comentó que en su muestra también le interesa la alimentación de la gente. Es una obra que se vive y se come, añadió.
Explicó que la mesa es un utensilio muy útil, ya que aquí comemos, estudiamos y meditamos sobre nuestra condición humana y relación con los demás. Su importancia es vital, es social, de ahí que sea una catalizadora de energía en toda la historia de la humanidad. El hombre, como ente social, no puede comer solo, necesita un espejo frente a él, sostuvo.
Por su parte, la directora del LAA, Lucía Sanromán, consideró que la muestra se gestó desde hace dos años “y nosotros estamos orgullosos de ella, porque ha roto ciertos límites de nuestras estructuras internas”.
Explicó que es una exposición “viva” y está compuesta por un área de comedor, otra de cocina y un muro de rojo, los cuales detonan sociabilidad y relaciones sociales simbólicas.
El banquete, de Pierre Valls, estará abierto del 3 de agosto al 15 de septiembre, y en este lapso se llevarán a cabo banquetes y talleres, en los cuales el público sostendrá conversaciones con el artista y el curador respecto a la justicia alimentaria, los efectos políticos y otros temas similares.
Finalmente, Sanromán recordó que el LAA, inaugurado hace 19 años, es un espacio de experimentación y exploración multidisciplinario. Nosotros queremos borrar nuestras fronteras geográficas, pero sobre todo de conocimiento.