Principal Internacional El avance del Ejército turco en Siria deja devastación y miles de...

El avance del Ejército turco en Siria deja devastación y miles de desplazados

76
Compartir

Bajas civiles, hospitales dañados, fuentes de suministro de agua y electricidad destruidas, desplazados en peligro dentro de sus campamentos y otros que huyen para salvar sus vidas de nuevo es el escenario de bombardeos aéreos y embestidas terrestres de la ofensiva turca. El Secretario General y varias agencias de la ONU piden el alto de hostilidades y la protección de los civiles.

El Secretario General dijo estar muy preocupado por los acontecimientos militares en el noreste de Siria que, según informaciones procedentes de la región, ya han provocado muchas bajas civiles y el desplazamiento de al menos 160.000 personas.

“António Guterres continúa instando a la máxima moderación y recalca que cualquier operación militar debe respetar plenamente el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas y las leyes humanitarias”, expresó su portavoz en un comunicado difundido el lunes.

Las operaciones militares actuales podrían conducir a la liberación involuntaria de personas asociadas con el ISIS, con todas las consecuencias que esto podría conllevar.

Guterres hizo un llamado a las partes a resolver sus diferencias por medios pacíficos y resaltó que los civiles que no participan en las hostilidades deben estar protegidos en todo momento.

“Asimismo, la infraestructura civil debe protegerse de conformidad con el derecho internacional humanitario”, lee el comunicado.

El titular de la ONU recalcó las vulnerabilidades de los desplazados internos y recordó que debe garantizarse el acceso humanitario sostenido y sin trabas a los civiles necesitados, incluid la ayuda transfronteriza, “para permitir que las Naciones Unidas y sus socios humanitarios continúen llevando a cabo su labor crítica en el norte de Siria”, dijo el titular de la ONU.

El Secretario General se hizo eco a lo dicho la semana pasada por la Comisión Internacional de Investigación para Siria: “las operaciones militares actuales podrían conducir a la liberación involuntaria de personas asociadas con el ISIS, con todas las consecuencias que esto podría conllevar”.

Guterres recordó la resolución 2254 del Consejo de Seguridad, que subraya que cualquier solución a la crisis de Siria debe reafirmar la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial del país.

Una situación humanitaria grave

Según datos de la Oficina del Coordinador Humanitario de la ONU, el domingo se informaron de ataques aéreos en curso y embestidas terrestres en múltiples lugares a medida que continúa la operación militar turca hacia Tell Abiad y Ras Al Ain.

Hasta la fecha, se han registrado aproximadamente de 150.000 a 160.000 movimientos de población, con desplazamientos que siguen aumentando.

También hay graves preocupaciones para la población en el campamento de Ein Issa, que alberga a aproximadamente 13.000 civiles debido a las hostilidades en curso y los bombardeos en las cercanías.

Los informes indican que varios desplazados internos han huido del campamento, sin embargo, la mayoría de los residentes permanecen. Las Naciones Unidas están pidiendo protección inmediata del lugar, junto con garantías de paso seguro y sin obstáculos para que los desplazados internos se vayan a la ciudad de Ar-Raqqa u otras áreas de elección.

Durante la mañana del 13 de octubre, un camión alquilado por desplazados internos para abandonar el campamento de Mabruka golpeó una mina terrestre antes de llegar al campamento, hiriendo al conductor. Como resultado, aún permanecen 19 familias en el lugar desprotegido. Las Naciones Unidas están pidiendo protección inmediata del campamento y garantías de paso seguro.

También se reporta una situación crítica del agua debido a daños en la línea eléctrica de la estación de agua Allouk, pero se llegó a un acuerdo con todas las partes para que se llevara a cabo una misión de reparación. También se están explorando soluciones provisionales para el suministro de agua. Asimismo, el 12 de octubre, la línea eléctrica de Tishreen-Mabruka fue alcanzada por los bombardeos.

Los socios humanitarios continúan movilizando esfuerzos de respuesta en los aproximadamente 33 refugios colectivos en la ciudad de Ar-Raqqa, la ciudad de Al-Hasakeh y Al Tamr.

Las Naciones Unidas y sus socios están cada vez más preocupados por la seguridad de su personal presente en el terreno a medida que continúan las explosiones y los bombardeos en Quamishli. Las ONG internacionales se han visto obligadas a evacuar al personal del área y reubicar algunas de sus operaciones a áreas más seguras en Al-Hasakeh lejos de la frontera y más cerca de las áreas que albergan a los desplazados internos.

La difícil situación de salud

La Organización Mundial de la Salud también expresó su preocupación por la situación e informó que unos 1,5 millones de personas necesitan ayuda médica en la zona.

“Muchos de los afectados por las recientes hostilidades ya han experimentado un inmenso estrés físico y mental como resultado de años de conflicto y desplazamiento repetido”, aseguró la OMS en un comunicado.

La Organización explicó que las personas que necesitan servicios esenciales de atención médica enfrentan desafíos relacionados con la inseguridad y el acceso limitado.

“Muchos de los afectados por las recientes hostilidades ya han experimentado un inmenso estrés físico y mental como resultado de años de conflicto y desplazamiento repetido

Los servicios de salud ya debilitados en el noreste de Siria se han visto gravemente afectados por los últimos desarrollos de seguridad. El hospital nacional en Ras Al-Ain está actualmente fuera de servicio, y el hospital nacional y dos centros de salud en Tel Abyad tampoco funcionan. Los tres hospitales de campaña en el campamento de Al-Hol han limitado sus servicios desde el 12 de octubre como resultado de la escalada de hostilidades que ha impedido el acceso del personal de salud.

Además, todos los centros de salud en los campamentos que albergan a las personas desplazadas en Ain Issa y Ras al Ain también han sido evacuados, con instalaciones adicionales amenazadas a medida que el conflicto aumenta rápidamente.

Varios socios de salud ya han suspendido los servicios debido a la inseguridad, interrumpiendo aún más el acceso a los servicios esenciales de atención médica. El 12 de octubre, un punto de estabilización de trauma ubicado al sur de Ras Al Ain fue evacuado después de ser atacado, lo que resultó en dos miembros del personal de salud heridos y dos ambulancias destruidas. El mismo día, el hospital de Ras Al-Ain también fue atacado. No hubo víctimas ya que la instalación ya había sido evacuada.

En el noreste de Siria, la escasez de trabajadores de la salud es generalizada, ya que estos también se encuentran entre los desplazados por la actual inseguridad, lo que agrava una situación ya crítica y priva aún más a las poblaciones marginadas del acceso a la atención médica.

Según la Organización Mundial de la Salud, los daños a la estación de bombeo en Ras Al Ain, la principal fuente de agua para la mayoría de la gobernación de Al Hassakeh, han aumentado el riesgo de brotes de enfermedades infecciosas. Incluso antes de la escalada actual del conflicto, la diarrea aguda y la fiebre tifoidea eran dos de las enfermedades más reportadas entre las personas en el noreste de Siria en agosto de 2019. Los desplazamientos en curso, las condiciones de hacinamiento y el acceso limitado a servicios de agua potable y saneamiento probablemente conducirán a un aumento en el número de personas afectadas por enfermedades transmitidas por el agua.

En medio de e situación caótica y de rápido movimiento, la OMS y los socios de salud están trabajando arduamente para responder a las necesidades urgentes de salud. Casi 314.000 tratamientos médicos, vacunas, además de medicamentos para traumatismos para 500 pacientes ya se han distribuido en el centro Qamishly.

Un envío adicional de más de 100,000 tratamientos y medicamentos para 640 pacientes con trauma llegará por avión la próxima semana. Los medicamentos para enfermedades diarreicas también se han colocado previamente para su entrega a los centros de salud según sea necesario. A pesar de los desafíos, muchas ONG de salud continúan operando así tengan que cambiar de ubicación.

A medida que la situación evoluciona, la OMS y sus socios continuarán evaluando las necesidades de salud y ampliando su respuesta según sea necesario.

La OMS hizo un llamado a todas las partes en conflicto para preservar el derecho a la salud de cientos de miles de civiles inocentes en el noreste de Siria, y cumplir con el Derecho Internacional Humanitario para proteger a todos los civiles, incluidos los trabajadores de la salud y los pacientes, así como las instalaciones de salud.