El Aula Invertida en las clases presenciales es un método de enseñanza que ha cobrado importancia en los años recientes ante la necesidad de cambiar el sistema tradicional de aprendizaje, aseguró el doctor Jorge Garza Olguín, jefe del Departamento de Química de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al participar en el 1er Coloquio de Educación Virtual de la UAM 2021. Los efectos de la pandemia en la docencia de la UAM-Iztapalapa y los retos ante el regreso a la nueva normalidad, el académico sostuvo que este sistema propone que las y los alumnos estudien y preparen las lecciones fuera de clase, accediendo en casa a los contenidos de las asignaturas para que posteriormente sea en el aula donde interactúen y realicen actividades más participativas, apoyados en las nuevas tecnologías y con un profesor que actúa de guía.

A partir de la pandemia por COVID-19 –que implicó impartir cursos de manera remota– señaló que la Unidad Iztapalapa a través de la Coordinación de Educación Virtual de la UAM ha generado diversos recursos didácticos, entre ellos videos, notas digitales y lecciones y ejercicios en diversas plataformas.

“Todos estos materiales son sustanciales como guía instruccional para contar con aulas virtuales robustas no sólo en esta etapa de confinamiento, sino para cursos presenciales una vez que regresemos a las aulas; este tipo de prácticas caen muy bien dentro de la flexibilidad para impartir las asignaturas”.

En su presentación Aula Invertida en las clases presenciales –moderada por el doctor Cesáreo Morales Velázquez, coordinador de educación virtual de la Unidad Iztapalapa– expuso que antes del confinamiento, los salones virtuales se convirtieron en un recurso para aquellos estudiantes que no podían estar de tiempo completo en la Universidad por cuestiones de trabajo y después de la pandemia podrían ser un medio para una modalidad mixta.

La doctora Rafaela Blanca Silva López, coordinadora de Campus Virtual de la Unidad Lerma, indicó que la planeación estratégica del aprendizaje implica instruirse en forma consciente, intervenir en el proceso cognitivo, ayudar al cerebro a ejercitarse y reflexionar en dicha experiencia.

Para ello es necesario realizar una serie de pasos que comienza con la misión del aprendizaje, la visión y los objetivos estratégicos que permitan identificar fortalezas y talentos, planear las actividades a corto, mediano y largo plazos, reflexionar y disfrutar la experiencia de la enseñanza, así como intervenir en el proceso cognitivo.

Al presentar la ponencia Aprendizaje Estratégico –moderada por el doctor Ricardo Marcelín Jiménez, docente del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Unidad Iztapalapa– la académica del Departamento de Sistemas de Información y Comunicaciones consideró importante que en los planes de estudio se pudiera contar con alguna Unidad de Enseñanza Aprendizaje que permitiera a las y los estudiantes aprender cómo gestionar su tiempo, controlar el estrés, alimentarse mejor y hacer ejercicios de relajación.

“Las estrategias implican ser conscientes del aprendizaje, gestionar emociones que podrían influir en la activación de mi aprendizaje e integrar hábitos de estudios que en particular me funcionen”.

El 1er Coloquio de Educación Virtual de la UAM 2021. Los efectos de la pandemia en la docencia de la UAM-Iztapalapa y los retos ante el regreso a la nueva normalidad continuará vía virtual hasta este miércoles 28 de julio.

Artículo anteriorLa UAM asume un papel preponderante en favor de las mipymes de México y Bolivia
Artículo siguienteLa variante Delta de COVID-19, sin incremento considerable de letalidad en México: Rafael Bojalil