Desde el inicio de la actual administración de la Ciudad de México el 5 de diciembre de 2018, la Secretaría de Cultura capitalina ha fortalecido la vida comunitaria en el espacio público y ha garantizado el ejercicio de los derechos culturales de más de 20 millones de personas, entre habitantes y visitantes, quienes se sumaron a la vida cultural y artística de esta urbe.

“La ciudadanía está contenta, fue un buen año gracias a la participación de la gente, que con su asistencia nos está diciendo: ¡Queremos vivir la calle así, juntos, seguros y en comunidad!”, refrendó el secretario de Cultura local, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera.

Celebró que se ha tratado de “un proceso de innovación sociocultural, basado en siete ejes (Cultura Comunitaria, Grandes Festivales, Fomento a la Lectura, Fomento al Cine, Museos y Teatros, Sistema de Educación Artística y Patrimonio Cultural), y surgido de la sinergia entre ciudadanía y gobierno, que ha logrado afianzar la identidad cultural de los capitalinos y fortalecer la vida comunitaria en el espacio público”.

El funcionario señaló que de esta manera en la metrópoli se perpetúa el tramado de derechos culturales que “abarcan la identidad, diversidad y libertad creativa, el disfrute y conservación del patrimonio histórico, la permanencia y conocimiento de la memoria compartida, así como el acceso a los bienes culturales y la manifestación artística sin censura”.

Todo ello para hacer de la Ciudad de México la Capital Cultural de América, campaña lanzada en junio para potenciar a la metrópoli como destino turístico cultural, al entrelazar el incremento del turismo nacional con la calidad de derechos culturales que se ejercen en la urbe.

Grandes Festivales, apuesta por recuperar el espacio público

El Secretario de Cultura local destacó el eje de los 14 Grandes Festivales y otros eventos especiales encaminados a impulsar la cultura comunitaria a través de la recuperación del espacio público y la seguridad ciudadana, que logró en colaboración entre sociedad civil y gobierno la participación de más de 16 millones de personas de todas las edades, “lo que representa (sin contar la zona metropolitana) casi el doble de los habitantes de la Ciudad de México”.

Con la participación de elencos y artistas nacionales y extranjeros, programados por comités curatoriales, los festivales, ferias, fiestas y eventos especiales se apropiaron del Zócalo capitalino, Parque Bicentenario, Bosque de Chapultepec y Monumento a la Revolución, entre otros sitios donde las personas refrendaron su interés por la música, danza, literatura, teatro, cine y gastronomía, entre otras expresiones artísticas y culturales.

“Recuperamos importantes espacios como Las Islas de Ciudad Universitaria con Cantares. Fiesta de Trova y Canción Urbana; tuvimos una Feria Internacional de las Culturas Amigas (FICA) en una nueva sede con casi 5 millones de visitantes en el Bosque de Chapultepec, y el Festival de Día de Muertos regresó a las tradiciones con un sello de modernidad, cautivando a más de 7 millones 500 mil asistentes”, destacó Suárez del Real y Aguilera.

También se realizó Tiempo de Mujeres; Noche de Primavera; Tierra Beat. Fiesta Internacional de Música y Acción Ambiental; México Ciudad que Baila. Festival del Cuerpo en Movimiento; DiVerso. Fiesta de la Diversidad y la Palabra; Diálogos de Verano. Fiesta de las Ciencias y Humanidades; Escénica, Festival Internacional de Artes Escénicas; la Sexta Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originarios; Cinema Ciudad de México. Festival Latinoamericano de Cine; la XIX Feria Internacional del Libro del Zócalo, y Radical Mestizo. Festival Internacional de Música del Mundo.

Cultura, educación y deporte convergen en PILARES

Otro eje notorio de la Secretaría fue la Vinculación Cultural Comunitaria a través de colaborar en la creación de 96 Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES), que atienden a 523 mil personas; además, se hicieron 500 Festivales Barriales Comunitarios y continuó la vocación de la Red de Fábricas de Artes y Oficios (Faros) ─Oriente, Indios Verdes, Aragón, Milpa Alta y Tláhuac─ a la que este año se incorporó Faro Azcapotzalco Xochikalli y próximamente lo harán Faro Cosmos y La Perulera.

Uno de los sellos del actual gobierno local han sido los PILARES, espacios que impulsan la vida comunitaria en diversas regiones de la ciudad, donde el público puede encontrar ciberescuela que le permite culminar sus estudios con un nuevo modelo educativo, tomar talleres culturales, además de cursos de saberes para el empleo y actividades deportivas.

“Los PILARES han sido para nosotros punta de lanza para garantizar los derechos culturales en zonas y lugares con problemas de acceso”, explicó el titular de esta dependencia sobre el proyecto que, para su implementación, ha rehabilitado 108 inmuebles. En este sentido, Suárez del Real y Aguilera aseguró que “vamos por buen camino”, al recordar que durante los últimos 50 años en la ciudad se construyeron 251 casas de cultura, por lo que la creación de los primeros 150 PILARES a finales de año constituye un avance significativo.

En beneficio de cerca de 500 mil personas, Vinculación Cultural Comunitaria en el año ofreció educación artística gratuita en PILARES, Red de Faros y espacios alternativos; fomentó el libro y el cine con el programa Promotores Culturales Comunitarios, y dio apoyo directo a las iniciativas de colectivos independientes y festivales barriales organizados en espacios descentralizados. Se fundaron 200 libro clubes, se activaron 107 cine clubes y se apoyó a 293 colectivos culturales comunitarios.

Derecho a la memoria y al patrimonio cultural

Correspondiente al derecho a la memoria y al patrimonio cultural, el eje a cargo de la Dirección General de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural, que en el año logró beneficiar a 2 millones 147 mil 68 personas a través de 96 exposiciones en ocho de los nueve museos y en Galerías Abiertas de la dependencia.

Lo anterior a partir de buscar la reapropiación histórica de la ciudad y el acercamiento a la vida cultural y artística, por ejemplo, con la apertura al público del Salón de Cabildos y actividades en el Museo de la Ciudad de México, Museo Nacional de la Revolución, Museo Archivo de la Fotografía, Archivo Histórico, Museo de los Ferrocarrileros y Galerías Abiertas de Rejas de Chapultepec, Paseo Peatonal Ángela Peralta, Paseo de las Culturas Amigas y otros espacios abiertos.

Asimismo, se ha retomado una cultura cívica en 32 ceremonias que han recordado a importantes personajes y hechos de México, y se han dado 45 recorridos a través del programa Paseos Históricos, sumado a la celebración en este año del décimo aniversario del programa Noche de Museos, que la logrado reunir a más de 149 mil 500 personas en 91 recintos participantes.

Universidad de las Artes, las Culturas y los Saberes Populares

Cuarta línea de acción sobresaliente fue la educación artística y cultural comunitaria que ofrece el Centro Cultural Ollin Yoliztli (CCOY) en sus ocho escuelas y en su transición a ser la próxima Universidad de las Artes, las Culturas y los Saberes Populares, cuyo diseño estructural y fundamento teórico-conceptual sigue en proceso para implementarse en 2021.

Este año el CCOY benefició a 1 millón de personas y celebró su 40 aniversario a través de actividades académicas y artísticas y una matrícula de 2 mil 257 estudiantes en sus ocho centros que son la Escuela de Música Vida y Movimiento, Escuela de Mariachi Ollin Yoliztli de Garibaldi, Escuela de Danza Contemporánea, Escuela de Danza de la Ciudad de México, Escuela de Iniciación a la Música y a la Danza, Escuela de Música Del Rock a la Palabra y Escuela de Danza Clásica, además de Cirko de Mente, los cuales integran el proyecto de universidad.

El Sistema de Educación Artística del Centro Cultural Ollin Yoliztli ha logrado consolidar los procesos de profesionalización y reconocimiento de las artes en la Ciudad de México. Su amplio programa académico abarca cursos, talleres, prácticas, actualizaciones, especializaciones, licenciaturas y otras modalidades para que estudiantes, artistas en activo y profesionales puedan desarrollar sus habilidades creativas y perfeccionar sus técnicas en la danza y música.

Para avanzar en la elaboración del primer documento rector del proyecto universitario global que se implementará en 2021 en el CCOY, se ha creado el Área de Investigación y Educación Artística (AIDA), responsable también de profesionalizar a la planta docente; de planificar, desarrollar y presentar los resultados del diagnóstico situacional del perfil integral de las plantas docentes de las escuelas, e identificar las áreas de oportunidad para perfilar los campos de desarrollo de los programas de superación académica y las futuras licenciaturas.

Artes escénicas, Filarmónica e Instituto de Derechos Culturales

El Sistema de Teatros de la Ciudad de México registró un total de mil 161 funciones a las que asistieron 159 mil 666 personas, de entre las cuales el Programa Teatro en Plazas Públicas, con 243 puestas en escena, logró el interés de 22 mil 647 asistentes, mientras la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, bajo la dirección artística de Scott Yoo, ofreció 68 conciertos con los que cautivó a 119 mil 300 personas.

Asimismo, el Secretario de Cultura capitalino destacó la creación del Instituto de la Defensa de los Derechos Culturales, el primero en Iberoamérica, cuya responsabilidad es la promoción, difusión, investigación y asesoría en la materia, que este año ha beneficiado a 524 mil 955 personas.

“Vamos por buen camino”, celebró Suárez del Real y Aguilera, y agregó que “la cultura no es un adorno, es un derecho y este cambio sustancial de cambiar eventos en derechos culturales debe ir acompañado de un fortalecimiento y agilización de procesos administrativos, que será el reto del próximo año, además de sostener la cantidad y calidad de los servicios brindados”.

“Estas cifras indican que ha habido un gran cambio, se ha cimbrado la cultura en el espacio público de la ciudad”, concluyó el funcionario, quien destacó que la Ciudad de México considera a la cultura como el cuarto pilar del desarrollo sostenible, de acuerdo con la Agenda 21 de la Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), que propicia el cumplimiento de los derechos culturales a la par que incentiva el desarrollo económico.