Como parte del homenaje de Concertistas de Bellas Artes a Ludwig van Beethoven en el 250 aniversario de su nacimiento, el pianista Edison Quintana interpreta la Sonata núm. 8, Op. 13, Patética, misma que fue registrada en tres videos (uno por movimiento) que serán transmitidos en la plataforma Contigo en la distancia de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y en el canal de YouTube del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), los sábados del 3 al 17 de octubre: el primer movimiento, Grave – allegro di molto e con brio, el 3; el segundo, Adagio cantabile, el 10, y el tercero, Rondo: allegro, el 17, todos a las 17 horas.

Edison Quintana refiere que Patética “tiene una carga enorme de pasión y angustia. Me parece que es lo que Beethoven trató de expresar con esta sonata y por supuesto que lo logró. El segundo movimiento es tranquilo, y el tercero es tan ligero que contrasta fuertemente con los dos anteriores”.

En 1798, Beethoven, de 27 años, era conocido principalmente por sus dotes como pianista e improvisador. Para entonces ya había adquirido un reconocimiento casi unánime en el círculo de los intérpretes de Viena, donde residía desde 1792. Aun así, tras estudiar en Austria con compositores de la talla de Franz Joseph Haydn y Antonio Salieri, no había obtenido fama como autor.

Esto cambiaría con la publicación de la sonata Patética. Fue el primer trabajo de Beethoven en recibir una crítica positiva en el Allgemeine Musikalische Zeitung, el periódico musical más influyente de su época. A partir de entonces pasaría de ser un virtuoso del piano que además componía a ser de manera prioritaria un compositor. Esto sería fundamental en su vida, pues su progresiva sordera le impediría paulatinamente presentarse en público como ejecutante.

La Sonata núm. 8, Op. 13 es una de las obras más conocidas del compositor alemán. Musicólogos e historiadores especulan sobre la relación de esta pieza con una sonata de Wolfgang Amadeus Mozart. Paradójicamente, en su momento se reconoció a esta obra de Beethoven como uno de los primeros trabajos en los que comenzó a alejarse de las características sonoras clásicas de sus maestros Salieri, Haydn o Johann Georg Albrechtsberger.

Cuando dicha sonata tomó relevancia, en 1800, resultó muy innovadora, incluso extraña, lo que reflejó un cambio en el gusto del público hacia expresiones que posteriormente serían catalogadas como pertenecientes al romanticismo alemán.

Se trata de una de las primeras piezas—muchas de ellas entre las más populares de Beethoven—en las que su autor comenzó a demostrar un rasgo representativo de su estilo: el uso de pequeños motivos melódicos recurrentes, cuya insistencia en varios movimientos adquiere el carácter casi de obsesión.

Se especula acerca de si el sobrenombre Pathétique se lo dio el compositor o si fue añadido por su editor. Pathétique aquí no significa patético en el sentido del español: penoso, lamentable o ridículo. La voz francesa hace referencia al temperamento apasionado y emocional en la pieza de Beethoven, especialmente a sentimientos como piedad, pena y tristeza.

Edison Quintana realizó estudios con Hugo Balzo en Uruguay, y más tarde recibió el diploma al mérito por la Accademia Musicale Chigiana, de Siena, Italia. En Rumania fue discípulo de Florica Musicescu. De su discografía sobresale la obra para piano de Manuel de Elías, Rodolfo Halffter y Felipe Villanueva, así como una serie de álbumes que grabó a dúo con el violonchelista Carlos Prieto, la cual incluye música latinoamericana y española.

Redes sociales

Se pueden seguir las redes sociales del INBAL en Instagram (@INBAMX), Facebook (/INBAmx) y Twitter (@bellasartesinba).

Sigue las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx).