En el marco de la conmemoración del 81 aniversario de la Expropiación Petrolera, el diputado Antonio Ortega Martínez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) instó al presidente Andrés Manuel López Obrador a dejar a un lado su obcecación por los simbolismos en torno al petróleo y se aplique, en cambio, en proyectar al hidrocarburo como auténtico instrumento de desarrollo.

En víspera de que López Obrador anuncie el lanzamiento de la licitación para construir la refinería “Dos Bocas” en su estado natal, por un costo de seis millones de dólares supuestamente ‘para recuperar soberanía energética’; Ortega Martínez indicó que construir la planta es parte de esos simbolismos que México no necesita puesto que ya se cuenta con seis plantas que operan a menos de la mitad de su capacidad real y que bien pueden ser rescatadas.

“Creo –dijo- que la propuesta viable que el Presidente tiene que considerar -y, por lo tanto, rectificar sobre la decisión tomada- es que se invierta en exploración y producción”.

Indicó que, de acuerdo con especialistas de México y el mundo construir la planta “es un mal plan de negocios”. Lo que significaría un recurso que no resolverá el problema del desabasto de gasolina para satisfacer el mercado interno.

En este sentido, comentó que hay coincidencia: “Hemos insistido en que la inversión en la refinería de ‘Dos Bocas’ es una mala decisión”. En México ya hay seis plantas que trabajan al 40 por ciento de su capacidad… Estamos viendo que desde el gobierno están recortando recursos para estancias infantiles; comedores comunitarios; refugios para mujeres violentadas, y otros programas, para integrar una bolsa destinada a la construcción de “Dos Bocas”, pero creemos que, esos capitales debieran ser para mejorar la capacidad productiva de las refinerías que ya tenemos. Concentrar los recursos en más exploración y producción de petróleo, recalcó.

“Actualmente, expuso, el precio del petróleo es superior a los 60 dólares por barril. Pensamos que podría ser una decisión políticamente correcta invertir para recuperar las reservas y aumentar la producción; y la mejor manera de celebrar la expropiación petrolera, es usando este recurso que es de todos los mexicanos, como herramienta para atender los problemas nacionales”.

Ortega Martínez señaló que el ciudadano común sigue con la misma pregunta: “¿dónde están las mejoras si somos los propietarios del petróleo?”. Al tiempo de recordar que el presidente López Obrador prometió desde campaña modificar la Ley de Ingresos, retirar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS); y no cumplió.

“Sencillamente engañaron y mintieron, y hoy la gasolina cuesta dos pesos y varios centavos más frente a la tarifa que recibió López Obrador cuando tomó protesta. Los ingresos de estos primeros tres meses -principalmente fiscales- fueron impactados porque se retiró el subsidio a las gasolinas… crecieron casi 127 por ciento, lo cual significó que los consumidores tuvieron que seguir pagando altos impuestos por el combustible”, acusó.

“El precio del petróleo en las últimas semanas, viene elevándose. Hoy está a 60 dólares el barril. Puede ir creciendo en los próximos días, pues hay indicadores de que los norteamericanos tienen necesidad de recortar su producción, y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (de la que México no forma parte), ha recomendado bajar los niveles productivos de sus países miembros”.

“Entonces, finalizó Ortega Martínez, tenemos una gran oportunidad como productores; pero hay un problema: La obcecación, esa terquedad que impide que el Presidente pueda rectificar y servir más al país y a los mexicanos, y no insistir en una decisión de símbolos que, en este momento, quizás no sea la mejor a tomar”.