En una parábola muy contemporánea, Divino amor afronta grandes temas como la fe, la religiosidad fundamentalista y la sensualidad. El tercer largometraje de ficción de Gabriel Mascaro regresa a CDMX, a Cineteca Nacional y Cine Tonalá para continuar su exhibición en la pantalla grande.

Mascaro presenta un espejo aterrador de la realidad política de su país. Aquí comienza la nueva era del cine brasileño de protesta.

Una parábola muy actual. Mascaro es uno de los cineastas más audaces y talentosos de su generación.