Disertan sobre anatomía de la microficción literaria en el Encuentro Edmundo Valadés

Cultura

Los autores Agustín Monsreal y Fernando Sánchez Clelo impartieron la conferencia magistral Breve anatomía de la microficción como parte del VI Encuentro Edmundo Valadés: cuento, minificción y relato, realizada en el marco del ciclo Otoño literario. Encuentro de Literatura Sonora 2020, actividad en la cual los escritores disertaron sobre el proceso de realización y variedad de la minificción, así como de las ventajas del género para aprovechar el recurso literario de lo universalmente reconocido y renovar la historia, principalmente.

El coloquio, organizado por el Gobierno el estado de Sonora, a través del Instituto Sonorense de Cultura, con apoyo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), fue transmitido en directo en las redes sociales de la Coordinación Nacional de Literatura (CNL).

El narrador Fernando Sánchez Clelo explicó que todo relato de microficción o minificción nace de una idea, la cual debe procesarse, y no sólo está reducida a su papel humorístico, elíptico o intertextual. “Hay ejemplos que nos niegan esos absolutos; hemos encontrado comentarios que nos dicen ‘una minificción debe generar una epifanía’, pero hay una gran variedad de minificciones”, expuso.

El también coordinador de la serie Ficción exprés de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) detalló que en la minificción se objetiva lo subjetivo, es decir, el autor conecta algo interior con algo externo: “Esa podría ser una fuente de la escritura, nosotros somos autores, hablamos y nos proyectamos en el mundo”.

Dejar pistas al lector

El autor de Jauría (2007) pormenorizó que su primera intención al escribir minificción es generar una reacción instantánea, emotiva, así como dejar pistas para que el lector profundice en el contenido. “Se alegra, se siente emotivo, pero no dejarlo ahí, sino dar algunos símbolos para que pueda llegar a pensar: ‘esto no es todo lo que me está diciendo’”.

Por su parte, el poeta y narrador Agustín Monsreal afirmó que la minificción trabaja a profundidad y no en extensión, por ello no se trata de una broma o un desliz de la imaginación, sino de un conjunto de esta última, memoria, inteligencia y sensibilidad: “Aprovechar la coyuntura para que no sea la gratuidad la que permita la minificción”, dijo.

Monsreal, autor de Los ángeles enfermos (1979), añadió que una de las ventajas de la minificción es aprovechar el recurso de lo universalmente reconocido para agregar algo y entonces renovar la historia: “Una fuente de asombro que está permanentemente incitándonos a la creación”.

Afirmó que la microficción permite la ampliación y la sonoridad del texto. “Por eso éste debe estar bien sustentado, porque en una gotita vamos a dar todas las posibilidades de lectura de un universo o de muchos universos”, puntualizó.

Redes sociales

Se pueden seguir las redes sociales del INBAL en Instagram (@INBAMX), Facebook (/INBAmx), y Twitter (@bellasartesinba). Sigue las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx).