Principal Nacional Discuten los derechos humanos de la población LGBTI en condición de migrante

Discuten los derechos humanos de la población LGBTI en condición de migrante

56
Compartir

El Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) transmitió el Conversatorio en línea Derechos de la Población LGBTI en Condición de Migrante, en el que participó Mario Fausto Gómez Lamont, del Colectivo de Estudios de Género del Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED) UNAM y que tuvo como objetivo dar a conocer las situaciones que enfrenta la población LGBTI al dejar sus países de origen.
El académico explicó que las nomenclaturas de identidades de género surgieron en 1969 y el acrónimo LGBTI habla de varias identidades situadas en el contexto histórico, político y de lucha civil por sus derechos humanos. Mencionó que la comunidad LGBTI se ha caracterizado por ser abyecta, es decir, fuera de los parámetros de la heterosexualidad y de la heteronorma, y al estar fuera de los convenios, genera conflicto.
Mario Fausto Gómez, indicó que en los países Centroamericanos las personas LGBTI se enfrentan a mayores niveles de marginación y discriminación. En cuanto a la migración, definió a un migrante como “una persona, grupo o colectivo que sale de su país para buscar mejores condiciones de vida y en esa búsqueda puede haber refugiados que huyen de los altos niveles de violencia. Si en sus países no existe la posibilidad de hacer justiciables sus derechos, sus vidas corren peligro”.
En este sentido “un migrante es aquel cuerpo fronterizo atravesado por discursos de miedo, odio y dolor, que busca mejorar su calidad de vida”, puntualizó.
El representante del Colectivo de Estudios de Género, informó que la Fundación Arcoíris por el Respeto a la Diversidad Sexual, AC publicó una Guía para Personas Migrantes LGBT, en donde se brinda información de utilidad a las personas migrantes que se encuentren en la Ciudad de México, como el marco legal de protección de Derechos Humanos de personas migrantes LGBT, opciones para regularizar su situación migratoria o qué hacer en caso de discriminación o violación a sus derechos humanos.
Se explicó que la Ley Nacional de Migración establece que ser migrante ilegal no es delito y el Estado debe garantizar los derechos humanos de las personas migrantes, como el derecho al libre tránsito, a la salud, a la preservación de la unidad familiar, así como el de seguridad jurídica y derecho al debido proceso.
Asimismo, informó que, en la última caravana migrante, la población LGBTI era alrededor de 2% “que enfrentan mayor riesgo de violencia o desaparición forzada”. Además, son más susceptibles de sufrir discriminación y falta de libertad de libre tránsito, de tener trabajo o acceso a la salud.
A la pregunta de cómo puede apoyar la sociedad, el académico mencionó que existen centros de acopio para las caravanas, en donde apoyan a las personas migrantes en general, además de asociaciones civiles que realizan monitoreos de salud y necesidades de las personas LGBTI en la caravana a las que la población puede acudir.