Discriminación y maltrato a adultos mayores deben  erradicarse con políticas públicas que garanticen sus derechos humanos: PTCDMX

Las  situaciones  de  maltrato,  desigualdad,  discriminación  y  abuso  a  los  derechos humanos  de  los  adultos  mayores  se  incrementaron  durante  esta  crisis  sanitaria  por Covid-19,  sin  que  aún  se  logren  tener  políticas  públicas  que garanticen  su  bienestar, afirmó la Comisionada del Partido del trabajo de la Ciudad de México, Magdalena Núñez Monreal.“ El sector más vulnerable, silencioso y omiso, en cuanto a formulación de políticas públicas  es  el  de  los  adultos  mayores  al  no  contar  con  el  andamiaje  legal  sobre  el ejercicio  de  sus  derechos,  por  lo  que  se  han  visto  vulnerados  mediante  abusos  de confianza, maltrato físico, psicológico y discriminación”, señaló. Comentó que este año, la pandemia cobró mayor importancia sobre este grupo debido al incremento de situaciones por maltrato a raíz del confinamiento, el cual ha expuesto que la mayor parte de estos abusos se han generado en el hogar. Por ello, Núñez Monreal solicitó al Congreso de la Ciudad de México actúe en beneficio de los adultos mayores con propuestas, iniciativas o reformas a la Constitución de la Ciudad de México que garanticen y refuercen los derechos humanos de este sector, ya que “existen programas, estrategias y acciones, pero no políticas públicas concretas en leyes. “El Congreso local trabaja ya en diversas iniciativas en favor de las personas mayores de la Ciudad de México para armonizar las leyes y garantizar sus derechos humanos, y así sean respetados. Debe ser una prioridad combatir la violencia contra este grupo, la cual se agrava día con día desde diferentes acciones y es silenciosa”, expresó. La  Comisionada  del  PTCDMX  respaldó  los  señalamientos  de  la  CONAPO  sobre implementar un Sistema Nacional de Cuidados en el que se consideren éstos a largo plazo ante situaciones de emergencia. Así como una legislación que respalde el derecho al  cuidado  y  la  obligación  del  Estado  para  garantizar  la  salud  y  el  bienestar  de  las personas mayores.

Apuntó que, cuando un adulto mayor depende en gran cantidad del tiempo y cuidado de la familia, el riesgo de sufrir algún tipo de maltrato aumenta. “A raíz de alguna enfermedad o dificultades para realizar  sus  actividades  de  forma independiente, se vuelven blanco para vulnerar sus derechos. Hemos sido testigos en alguna  ocasión  del  maltrato  emocional  o  físico  y  la  violencia  económica  contra  los adultos mayores cuando terceros disponen de su pensión o su tarjeta, e incluso de sus bienes como casas o autos. Resaltó  que  es  indispensable  que  se  denuncien  las  violaciones  a  sus  derechos  y garantías, aún y cuando los abusos provengan de sus familiares, ya que, si no hay datos claros  sobre  estas  denuncias,  en parte,  es  porque  las  víctimas  no  acusan  a  sus agresores por el vínculo afectivo o por miedo a represalias. De  acuerdo  con  proyecciones  de  ONG ́s  e  instituciones  públicas  se  estima  que  para 2050, en México, entre el 20 y 25 por ciento de su población será mayor de 60 años; dentro de este grupo, la porción que más se incrementa es la de 80 años y más.