Diputados del PRI demandan conocer las medidas de seguridad nuclear en la planta de Laguna Verde

Las y los diputados federales del Grupo Parlamentario del PRI solicitaron a la Secretaría de Energía y a la Comisión Federal de Electricidad, rindan un informe técnico que indique cómo trabaja la Central Nuclear de Laguna Verde, en Veracruz, qué estándares de seguridad aplica y las acciones adoptadas para atender y subsanar las denuncias públicas de accidentes en la planta.

Mediante un Punto de Acuerdo, pidieron a la Cámara de Diputados abandere el exhorto, a fin de garantizar la seguridad e integridad de los trabajadores, así como de la población que vive en comunidades aledañas al municipio de Alto Lucero de Gutiérrez Barrios, donde se asienta la única central nuclear de generación eléctrica de México.

El objetivo es asegurar que la nucleoeléctrica cuente con personal capacitado suficiente y los recursos financieros necesarios para alcanzar y mantener los estándares de seguridad adecuados, que se proporcione mantenimiento periódico, exista monitoreo permanente de las instalaciones, y que los mecanismos de protección civil estén listos y desarrollados para coordinarse con el gobierno de Veracruz.

Argumentaron que la petición de solicitar información al Gobierno federal y a la CFE no es un asunto menor, debido a que durante la actual administración se han documentado accidentes y, en este contexto, es primordial responder preguntas clave: ¿Cuál es la situación real que guarda la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde?, ¿cuáles son las situaciones de riesgo que se han presentado?, ¿qué responsabilidad ha tenido la Comisión Federal de Electricidad?, y ¿qué acciones concretas se están implementando para atenderlas?

Las denuncias hechas por especialistas, trabajadores y población tienen que ver con contingencias, como fuga de combustible, descargas radioactivas y problemas en los sistemas de seguridad en los generadores nucleares; a ello se suma el manejo inadecuado de residuos y el riesgo de saturación de desechos.

Los legisladores priistas insistieron en que “el Gobierno federal y la Comisión Federal de Electricidad no deben ni pueden ser omisos ante esta problemática, ya que fallas más graves en la Central Nucleoeléctrica podrían provocar una escasez de energía eléctrica en entidades como Veracruz, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Morelos y la Ciudad de México; asimismo, poner en riesgo la integridad y vida de millones de personas”.

Entre las contingencias registradas en la presente administración, está la del 21 de enero de 2021, una denuncia por fuga de combustible en uno de los generadores nucleares, como consecuencia se determinó que había condiciones para un accidente severo y de descarga radiactiva al medio ambiente. Cabe destacar que la CFE desmintió la información publicada en medios periodísticos y la calificó de tendenciosa, falsa y alarmista.

En 2020 también hubo percances, el 20 enero, se dio lo que se considera un paro súbito, debido a problemas de descarga de combustible; asimismo, se registraron dificultades con la operación de los sistemas de seguridad y barras de protección. El 3 de septiembre, debido a un mantenimiento inadecuado en los mecanismos de seguridad, se presentó una situación de riesgo, tanto para la operación de la Central Nucleoeléctrica como para los trabajadores, y el 21 de diciembre, sucedió una fuga de diésel.