Diputadas y diputados emiten comentarios sobre daños del huracán Otis, en Guerrero

Política
  • Intervinieron representantes de Morena, PAN, PRI, PVEM, PT, MC y PRD

En la sesión semipresencial, diputadas y diputados de Morena, PAN, PRI, PVEM, PT, MC y PRD emitieron comentarios sobre los daños causados por el huracán Otis en el estado de Guerrero.

La presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Marcela Guerra Castillo, expresó que, con motivo de los daños causados por este huracán en Guerrero, diputadas y diputados se inscribieron para referirse al tema.

Desde su curul, la diputada María del Rosario Merlín García (Morena) pidió unir esfuerzos ante los efectos del huracán en Guerrero, “ya que esa fuerza natural no tomó en cuenta ni razas ni partidos; pedimos que los presupuestos se agilicen para que lleguen a las zonas devastadas”.

El diputado Pablo Amílcar Sandoval Ballestero (Morena) llamó a no politizar la tragedia y ayudar a las víctimas, pues Acapulco ha dado mucho al país y al mundo, pero hoy necesita de nuestra solidaridad. “Reconocemos a la Junta de Coordinación Política por establecer un centro de acopio para llevar a las víctimas algunos víveres y esperamos que se establezcan centros en todas las ciudades cercanas”.

Por el PRD, la diputada Elizabeth Pérez Valdez expresó que es doloroso lo que pasa en Guerrero, particularmente en lo municipios que han sido devastado por un huracán. “Nos solidarizamos con todas las familias afectadas; estamos de acuerdo en poner centros de recolección de ayuda y de acopio, pero la responsabilidad de dar atención a la zona de desastre es del Estado”.

Andrés Pintos Caballero, diputado de MC, relató que mucha gente está sufriendo los estragos del huracán Otis. Acapulco, añadió, quedó devastado, la costera Miguel Alemán está irreconocible y muchas colonias están devastadas. “Es el momento de revertir las decisiones equivocadas, como la desaparición del Fonden; necesitamos que esa ayuda llegue de manera urgente”.

La diputada Yesenia Galarza Castro (PAN) argumentó que Guerrero año con año sufre afectaciones de tormentas tropicales y hoy Otis tocó tierra en Acapulco como huracán categoría cinco; por ello, “hago un exhorto al Gobierno Federal para liberar los recursos necesarios y atienda de manera inmediata a todas las familias dañadas; felicito a la Junta de Coordinación Política por establecer el centro de acopio”.

Del PRI, el diputado Yerico Abramo Masso resaltó que hoy Guerrero exige compromiso y resiliencia. “Hoy Guerrero nos dice auxilio y, ante ello, la Comisión de Turismo modificó la carátula de su opinión sobre el Presupuesto de Egresos de la Federación 2024, para asignar diez mil millones de pesos para la reconstrucción y apoyo inmediato a Guerrero”.

El diputado Victoriano Wences Real (PT) manifestó su solidaridad con las y los ciudadanos de Guerrero y aplaudió las acciones de las autoridades de los Gobiernos Federal, estatal y municipal, para dar atención a la población. “Hay recursos suficientes para atender el tema de Acapulco y estamos esperando el recuento de daños”.

Karen Castrejón Trujillo, diputada del PVEM, planteó que los recursos que hoy se tienen para desastres naturales se puedan liberar pronto, pero que efectivamente, “este hecho, no se politice; se necesita del apoyo y de la ayuda de todos. Creo que podemos ser todos voluntarios para ayudar a nuestra gente y a nuestras familias”.

Por Morena, el diputado Juan Ramiro Robledo Ruiz afirmó que hoy todas y todos los mexicanos “estamos solidarizados con Guerrero y, particularmente, con Acapulco”. Relató que el Ejecutivo Federal desde la madrugada reaccionó ante esta desgracia. “Todos con Acapulco y Guerrero sin politiquería”.

Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, diputada del PAN, externó su solidaridad con las familias afectadas y expuso que haber terminado con el Fonden no permite responder inmediatamente. Además, se unió al centro de acopio que la Junta de Coordinación Política generó.

El diputado Mario Miguel Carrillo Cubillas (Morena) aclaró que este huracán era una tormenta tropical y en horas se convirtió en huracán categoría cinco, “lo que hacía imposible saber lo que iba a pasar; está desbastado el puerto de Acapulco; no hay que caer en la mezquindad para tratar de sacar raja política”.