Diputadas y diputados conmemoran el natalicio de Francisco I. Madero

Política
  • Nació el 30 de octubre de 1873 en Parras de la Fuente, Coahuila
  • Durante la sesión, expresan sus comentarios respecto a esta efeméride

En la sesión de este lunes, diputadas y diputados de todos los grupos parlamentarios externaron, ante la tribuna del Palacio Legislativo de San Lázaro, sus comentarios para conmemorar el natalicio de Francisco. I. Madero.

Hombre de virtud e integridad inquebrantable

El diputado Javier Huerta Jurado (Morena) afirmó que Francisco I. Madero es de los grandes de la historia nacional, nació el 30 de octubre de 1873 y se celebra su natalicio “asumiendo su mejor legado en cada una de nuestras acciones, manteniendo vivos sus principios, sus valores, sus convicciones para alcanzar la justicia social”. Ese hombre de virtud e integridad inquebrantable, agregó, se convirtió en el “faro de la esperanza para una nación anhelante de justicia desde principios del siglo XX”.

Enfatizó que el pueblo mexicano conserva en su memoria a través del tiempo la pérdida de un líder excepcional, de un hombre que lo dio todo para rescatar a México de la desigualdad y la pobreza a la que estaba sometido. “Recordamos la vida de un hombre que es símbolo de valentía y de lucha incansable por la democracia; lo recordamos sirviendo al pueblo”.

“Apóstol de la democracia”

Del PAN, el diputado Desiderio Tinajero Robles expresó que hoy suscriben el legado maderista en pro de la democracia. Refirió que Madero recibió el mote de “Apóstol de la democracia” por su decidida lucha por establecer las instituciones mínimas para que en México se diera un régimen en el que se sentaran los principios democráticos, especialmente el voto y la libertad.

Puntualizó que hoy se oponen a que en México se instalen prácticas de opresión, censura y autoritarismo porque están convencidos que la democracia es la única vía para hacer frente al abuso del poder. “Hoy México necesita más demócratas que tengan como objeto construir un nuevo país”.

Madero, un referente del camino hacia un futuro más justo

Por el PRI, el diputado Tereso Medina Ramírez afirmó que esta conmemoración es una oportunidad para reflexionar sobre la pertinencia de su legado en la evolución del país. Francisco I. Madero es un referente del camino hacia un futuro más justo y democrático. “Desde este Congreso llamamos a honrar su memoria con acciones que reflejen los ideales por los que luchó y dio su vida; que su historia fortalezca nuestro compromiso con la democracia, justicia y bienestar del pueblo”.

Añadió que Madero demostró que en la adversidad es donde se fundan los ideales, luchó por una manera única para romper las cadenas de una opresión política y se convirtió en el portavoz del desarrollo mínimo para construir un país. “Hoy a 150 años de su nacimiento continuamos luchado por las instituciones y una idea más fresca de la representación. La lucha de Madero no debe verse como un capítulo cerrado de nuestra historia, sino como un proceso inconcluso que requiere de nuestra participación”.

Madero abrió paso a temas relegados, como los derechos humanos

La diputada Angélica Peña Martínez (PVEM) recordó que en 1901 se publicó el periódico llamado “Regeneración”, lo que dio la pauta para que Francisco I. Madero iniciara su carrera política donde impulsó la fundación del Club Democrático “Benito Juárez” y la creación del rotativo “El Demócrata” abriendo paso a temas relegados como los derechos humanos, el sufragio y la libertad.

“Con tan sólo 15 meses de mandato de su gobierno se emprendieron muchas acciones entre las que destaca la educación, derechos laborales, libertad sindical, la protección a la libertad de prensa y el fortalecimiento de la participación política y democrática”, indicó.

Madero se adelantó a su época, fue visionario e idealista

Magdalena del Socorro Núñez Monreal, diputada del PT, destacó que hoy se recuerda a Francisco Ignacio Madero considerado por algunos estudiosos e historiados como “Apóstol de la democracia”. Sostuvo que el principio recuperado por Madero sigue vigente hasta nuestros días, “recordándonos que las bases democráticas son guía y precepto fundamental de los estados modernos, así como la importancia de las vías institucionales para la vida política del país”.

Subrayó que este personaje se adelantó como nadie a su época, fue visionario e idealista. La caída de Madero es uno de los “episodios más abominables”. Apuntó: “hoy recordamos a un gran luchador social y político que buscó transformar la realidad y principios democráticos, siempre movido por los ideales”.

Comprometido con su tiempo y con su país

En tanto, el diputado Arturo Bonifacio De la Garza Garza (MC) indicó que Francisco I. Madero fue un hombre sencillo e idealista, de firmes convicciones democráticas y sincera preocupación social. Quiso superar mediante las urnas la dictadura de Porfirio Díaz presentando su candidatura en los comicios de 1910 y se enfrentó a un fraude electoral que lo motivó a proclamar el Plan de San Luis.

Enfatizó que hoy se recuerda a un hombre comprometido con su tiempo y con su país, que perdió la vida en su lucha por la democracia y que “nos dejó el legado más persistente que deberíamos defender en esta Cámara: la importancia de la democracia y de la división de poderes”. Resaltó que su grupo parlamentario tiene la convicción de que el discurso de libertad y democracia que promulgaba Madero debe continuar en el país.

Hombre con profunda conciencia social

El diputado Marcelino Castañeda Navarrete (PRD) recordó que el 30 de octubre de 1873 nace en Parras de la Fuente, Coahuila, el apóstol de la patria, Francisco Ignacio Madero, “un hombre con profunda conciencia social, teniendo claro que el modelo de gobierno para ser funcional para el país debe ser democrático y que no se totalice la visión de un solo hombre”.

Sus aportaciones a la democracia fueron varias: la fundación de “El demócrata” periódico local, la constitución del Centro Antirreeleccionista de México, la creación del Partido Constitucional Progresista, el cual le dio el triunfo en las elecciones de 1911 a la Presidencia de la República. Afirmó que a Madero, un hombre como pocos, muchos han querido imitarle”, a ese hombre congruente con su pueblo y con su patria.