Close
Una manera distinta de leer...

Diez días de éxito de la exposición El regreso de los soles de la artista Betsabeé Romero en París

A diez días de su apertura en París, en el barrio de Saint-Germain-l’Auxerrois, en la Place du Louvre, “El regreso de los soles”, se ha constituido en un éxito de público, tanto para los residentes locales como para los extranjeros que visitan la emblemática plaza.

El regreso de los soles se conforma de una serie de piezas de la artista visual mexicana Betsabeé Romero, quien ha explicado que la gran esfera, pieza central de la instalación “No es solo un sol sino muchos soles que pueden alumbrar todos los puntos del planeta”.

Los visitantes se acercan a las piezas y pueden vislumbrar el concepto profundo que fundamenta su hechura y presentación, y una vez que leen las cédulas pueden saber más sobre la cosmogónica que les dio origen.

La obra, se integra de tres piezas. Dos son llantas de tractor recicladas y grabadas. Presentan unos uroboros, figuras metafóricas, míticas y ancestrales. Y vemos a la serpiente que se muerde la cola, en este caso Quetzalcóatl. Para Betsabeé Romero, se trata de una clara alusión al ciclo de la vida y la muerte, a lo no lineal que nos recuerda siempre a nuestro pasado.

Para Romero la pandemia producida por Covid-19, planteó el reto de provocar un reencuentro con el público. “En el caso de los artistas, estamos obligados a una mejor comunicación con la gente. En el montaje de esta exposición, que pudo lograse por el apoyo de la casa Tequila Don Ramón, lo cual agradezco, he tratado de explicar lo mejor posible lo que estoy haciendo; muy al contrario de lo que se da en el arte contemporáneo de no poner los títulos de las obras ni quién las hizo”.

“Si no nos alumbramos entre todos, si la luz no llega a todos los lugares, metafóricamente hablando, no habrá ningún renacer”, aseguró la ganadora del premio francés Oric’Art, Neuilly sur Seine, en 1988.

“No terminaremos de hallarnos presencialmente ni de sanar por todo lo que trajo la pandemia y este confinamiento tan largo”, comentó.

Cabe recordar que a la concurrida apertura asistieron residentes mexicanos, creadores locales, la embajadora de México en Francia, Blanca Jiménez Cisneros, quien presidió la ceremonia inaugural, además de Michelle Madrigal, quien representó la división cultural de Tequila Don Ramón, casa que se ha propuesto apoyar iniciativas culturales para la divulgación del arte mexicano en el mundo.

El regreso de los soles” se exhibirá en París hasta el nueve de enero, en uno de los distritos con más tradición cultural de la llamada Ciudad Luz.

La embajadora Blanca Jiménez se dijo “honrada de participar en la inauguración de las esculturas monumentales de la artista mexicana en la Plaza de Louvre”, en presencia de autoridades locales y cuerpo diplomático, resaltando su agradecimiento a la administración del Ayuntamiento del Centro de París, organismo que propició la instalación de las piezas.

Finalmente, cabe citar a la maestra Romero, quien ha dicho que reinterpreta celebraciones populares. “En este caso estoy trayendo a la memoria la iconografía de los soles de culturas mesoamericanas que son las que han sabido proteger las reservas naturales del mundo”.

Al reflexionar sobre el mismo contexto post pandémico, Romero piensa que el arte y la cultura deben ser aquello que ayude colectivamente al ser humano a sanar. “Creo que la salud que más quedó afectada es la emocional, la del alma, y esa no podemos repararla con otra cosa”.

scroll to top